Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Financiamiento Electoral


Por Roberto Moreno Godoy

Una nueva era.

La fragilidad de nuestras instituciones, la creciente desconfianza ciudadana y las dudas sobre el patrocinio de las campañas electorales han puesto el reflector sobre la urgente necesidad de reformar la Ley Electoral y de Partidos Políticos y otra legislación conexa. Sin embargo surgen muchas interrogantes. ¿Evitará la normativa propuesta que el narcotráfico auspicie candidaturas? ¿Impedirá que el financiamiento lícito, anónimo o no, compre la voluntad del partido, del ejercicio de gobierno o de los diputados? ¿Prevendrá que los partidos con mayor acceso a recursos opaquen por completo a los que tienen menos fondos? ¿Permitirán los cambios fortalecer o, al menos, mantener incólumes la institucionalidad y prestigio del Tribunal Supremo Electoral? ¿Contribuirán a que los partidos políticos sean a lo interno instituciones en ejercicio de la democracia y estén presentes en los acontecimientos de trascendencia política del país? Es indudable que el tema merece una detenida reflexión. El éxito del régimen democrático, así como el combate al crimen organizado y a la corrupción, depende en buena medida de que aseguremos un financiamiento transparente de los partidos políticos. Esto conlleva revisar el marco legal y reforzar la capacidad del Estado para garantizar su cumplimiento. Sin embargo, en última instancia, más allá de los necesarios controles y rendición de cuentas, el desafío más grande es conseguir que los partidos políticos sean verdaderas instituciones democráticas que, mas allá de una campaña, mantengan un ideario y una visión en la que los ciudadanos nos podamos respaldar. Que contribuyan a la integración de una representación nacional, sirvan como efectivos agentes de intermediación política y viablicicen la participación de los ciudadanos en la vida democrática y en el ejercicio del poder.

El lunes recién pasado, la Universidad Rafael Landívar inauguró el X Congreso Jurídico Landivariano, en donde se abordaron temas de interés nacional e internacional, incluidos los referidos en el párrafo anterior. El tema central este año fue “La nueva era del Financiamiento Electoral”. Es tradición que dicho congreso se dedique a un profesional que, por sus altos méritos académicos, trayectoria, incidencia en la vida nacional y principios éticos, sea un referente del egresado de dicha casa de estudios. Esta vez fue dedicado a la distinguida abogada Arabella Castro Quiñones. Como señaló el Dr. Rolando Escobar Menaldo, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la URL, “con este homenaje se rinde un reconocimiento a una profesional identificada plenamente con su Alma Mater, una abogada de relevantes ejecutorias, que ha y sigue trascendiendo la vida jurídica del país, que la distingue como una mujer de bien, ética, con valores, comprometida con el servicio y valiente en sus decisiones”. Su labor como Presidenta del Congreso de la República de Guatemala en dos ocasiones, como Ministra de Educación y como Registradora General de la Propiedad son apenas algunas muestras de ello. En estos tiempos en que estamos tan urgidos de encontrar ejemplos de funcionarios públicos probos, capaces y visionarios, es imprescindible, como señaló el Decano, “rescatar la dimensión moral de la trayectoria de la Licenciada Castro, cuya labor servirá como un estímulo de vida para las nuevas generaciones." Aplaudo el reconocimiento brindado por la Universidad Rafael Landívar a una de sus graduadas más prominentes, por quien siento gran admiración, respeto y cariño. En estas fiestas cívicas, esta es una excelente iniciativa para ilustrar el tipo de ciudadanos que Guatemala demanda. Necesitamos más mujeres y hombres como Arabella, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos al servicio de nuestra patria.