Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Pacto con Propósito


Por Roberto Moreno Godoy

¿Qué Guatemala queremos?

¿Qué sociedad deseamos forjar? ¿Cuál es el perfil ideal del ciudadano? ¿Cómo articularemos los esfuerzos para alcanzar un desarrollo sostenible con equidad? Estas interrogantes nos refieren al rol que juega la educación para el futuro de nuestro país. Nos obliga a meditar sobre la situación actual de las escuelas y de los maestros, acerca de las inmensas brechas de cobertura y calidad que hay que cerrar, y sobre las estrategias que debiéramos emprender. También nos motivan a reflexionar sobre cómo replicar las mejores prácticas y en torno a los recursos que se necesitan para brindar a todos los pobladores una educación pertinente y de calidad. Debemos cobrar consciencia sobre el inmenso costo que representa no hacerlo. Todos somos testigos de los resultados derivados de no prestar la debida atención a la educación. ¿Hasta cuándo estamos dispuestos a no respaldar este campo? El tiempo se escurre entre las manos y las muestras de la inercia son palpables.

La Gran Campaña Nacional por la Educación y Empresarios por la Educación, con el apoyo de Mejoremos Guate, realizaron ayer un foro para dialogar sobre un nuevo pacto educativo y analizar el pacto colectivo que el Ministerio de Educación está negociando con el gremio magisterial. En la primera parte del Foro, me correspondió compartir con el Presidente de la Comisión de Educación del Congreso, Diputado Ovidio Monzón, con el Viceministro Técnico de Educación, Héctor Canto, con el representante de la Asamblea Nacional del Magisterio, Rodrigo Hernández, y con el Presidente de Empresarios por la Educación, Gabriel Biguria. Los ponentes insistieron en la urgencia de retomar un diálogo amplio y representativo sobre la educación. Se conversó sobre la necesidad de eliminar barreras entre sectores y prejuicios entre actores, convencidos todos que, si no nos aliamos y llegamos a acuerdos, no tendremos éxito. También se conversó sobre un compromiso real, traducido en un incremento substancial de recursos para el sector, que venga acompañado de la inversión en aspectos estratégicos y de asegurar una adecuada calidad de gasto. Hubo acuerdo en que, siendo los maestros un bastión para el fortalecimiento del sistema educativo, se debe analizar a fondo los factores que afectan su labor, incluidas sus condiciones de trabajo. Sin embargo, se hizo un llamado de cautela, en el sentido que acciones tales como la negociación de un pacto colectivo, no sean vistas aisladamente del diálogo amplio sobre la educación. Se instó a buscar un compromiso nacional que trascienda la responsabilidad del MINEDUC. Finalmente, se nos hizo ver a todos los presentes que hemos sido muy buenos para el discurso sobre la relevancia de la educación, pero muy malos en la práctica. Las acciones no pueden esperar más.

En la segunda parte del evento, en que participaron Verónica Spross de Rivera, en representación de Empresarios por la Educación, Arabella Castro, Ex Ministra de Educación, y Jorge Lavarreda, Presidente del CIEN, se expusieron una serie de comentarios sobre las implicaciones del pacto colectivo en ciernes. Hubo consenso entre los ponentes en que es justo considerar un incremento a los salarios de los maestros. Sin embargo, se cuestionó la inclusión del personal administrativo en el pacto y las secuelas que esto puede acarrear con otros servidores públicos, así como la asignación de bonos anuales generalizados. Se hizo ver que es difícil cuantificar los recursos que requerirán los compromisos consignados en el pacto y se insistió en la necesidad de desarrollar los instrumentos que permitan asegurar el cumplimiento de los compromisos de fortalecimiento de la calidad de la educación que contempla el pacto, incluida la evaluación de desempeño. Finalmente, se llamó a la población a no permanecer ajena a estas discusiones.