Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Miles de estructuras aparecen bajo la selva de Guatemala.


Por Roberto Moreno Godoy



¡Impresionante! Es como que si no viéramos y que de pronto nos colocaran unas gafas que nos permitieran verlo todo. Maravillados y perplejos, alcanzamos a apreciar todo en su justa dimensión. El uso de la tecnología LiDAR (“Light Detection and Ranging”) literalmente ha permitido “des-cubrir” miles de estructuras ocultas bajo la densa selva guatemalteca. Han emergido las imágenes de más de 60,000 casas, palacios, calzadas y muchas otras edificaciones hechas por el hombre siglos atrás. Así, bajo la jungla existen los vestigios de una civilización mucho más grande y pujante de lo que ya se pensaba. Algunos estiman que alcanzó a tener más de diez millones de habitantes. El hecho de que el sensor láser pueda penetrar en la cubierta boscosa de Petén permite tener las imágenes completas de las ciudades mayas, dando a conocer mucho más de lo que se sabía mediante mapas topográficos convencionales. La historia será reescrita a partir de estos datos. Como señalan los expertos, este es uno de los avances más significativos en la arqueología maya, después del uso de radiocarbono y el desciframiento de la escritura jeroglífica.

Se trata de un esfuerzo extraordinario y de gran mérito, que ha involucrado a más de 30 científicos y arqueólogos de instituciones académicas líderes a nivel mundial. Este valiosísimo proyecto, el Pacunam LiDAR Initiative (PLI), es liderado y financiado por la Fundación Pacunam (https://www.facebook.com/PacunamLiDARInitiative/) y sus donantes. Para el efecto, se empleó una tecnología costosa para investigar por vía aérea más de 2,000 km² de la Reserva de la Biosfera Maya. Como señala Marcello Canuto, experto de la Universidad de Tulane, Codirector del Proyecto La Corona y uno de los directores de PLI, los datos revelan grandes poblaciones de agricultores, arquitectos y científicos, quienes vivieron en la época prehispánica y formaron parte de una sociedad interconectada y jerárquica, que usaba todos los recursos de la región. El uso de esta novedosa tecnología les permitió en un año escrudiñar lo que convencionalmente les hubiese tomado décadas de décadas realizar. Los hallazgos fueron presentados recientemente en el impactante documental ¨Tesoros Perdidos de los Mayas”, producido por National Geographic y difundido hace pocos días a nivel mundial.

Según Tomás Barrientos, Director del Departamento de Arqueología de la Universidad del Valle de Guatemala, Codirector de Proyecto La Corona y uno de los involucrados en el proyecto Pacunam-LiDAR, “estos datos cambiarán nuestro conocimiento en cuanto a la cantidad de personas que vivieron en Petén y cómo se las arreglaron para subsistir. El hecho que los cálculos demográficos estén aumentando hace más impresionante a la Civilización Maya, ya que demuestra que por más de un milenio lograron desarrollar un grado de sostenibilidad muy alto en una región que a primera vista no pareciera contar con los recursos necesarios para sostener una población tan extensa”. La nueva tecnología ha abierto brechas para los investigadores, pues permite explorar a estas ciudades desde la comodidad de un laboratorio de computación, antes de ir al campo para corroborar los hallazgos, reduciendo los costos operativos de los proyectos, ya que la identificación de todos estos rasgos tomaría años si se hiciera caminando. Además, hay que considerar que esta metodología todavía es muy limitada por los costos del equipo y los vuelos, pero que seguramente en pocos años será más accesible, con el desarrollo de sensores más pequeños y livianos, así como el uso de vehículos no tripulados (drones). Es claro que se vislumbra un futuro muy interesante para la arqueología y para el conocimiento del invaluable legado de los mayas.