Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Aterrizando en la Pista de lo Serio”


Por Roberto Moreno Godoy

Pacto en la Picota



Este lunes Luis Felipe Valenzuela y Marielos Fuentes comenzaron “A Primera Hora” de Emisoras Unidas alertando a los oyentes que se “aterrizaría en la pista de lo serio”. Vaya si fue un buen pronóstico de lo que se dejaría venir. Durante el programa de radio, que giró en torno a la situación de la educación nacional y el pacto colectivo en ciernes, se contó con la participación vía telefónica del Ministro de Educación, Oscar Hugo López, y del dirigente sindical Joviel Acevedo, quienes se vieron enfrascados en una acalorada discusión con Lucrecia de Palomo, Ricardo Barrientos de ICEFI y Gabriel Biguria de Empresarios por la Educación, los cuales estaban en el set.

Esta es la historia de nunca acabar. Poco duró la concesión. Pese al sorpresivo “bono navideño” otorgado por el Ministerio de Educación a los maestros en los últimos días del 2017, ni siquiera se había celebrado el Día de Candelaria y ellos ya manifestaban en las calles, demandando el cumplimiento del pacto colectivo y amenazando con suspender labores. Derivado de estas presiones, el gobierno anunció que se oficializaría un bono anual, a partir de este año, y que se daría un incremento salarial generalizado para los docentes del 5% para los próximos 3 años. La decisión representaría una erogación importante de recursos, con los que no se cuenta. Antes de considerarlo, las autoridades ya enfrentaban la necesidad de situar recursos para cumplir con lo estipulado en la Ley de Alimentación Escolar. Ahora, de concretarse lo ofrecido al sindicato, se verían forzadas a ubicar otros mil millones de quetzales, en detrimento de otras inversiones apremiantes para mejorar la cobertura, la calidad y la pertinencia de la educación. El asunto ha dejado ver contradicciones en el Organismo Ejecutivo. El Ministro de Finanzas Públicas informó que lo pactado no podría ser financiado bajo las actuales circunstancias, por lo que dicha cartera no respaldaría lo acordado con el gremio magisterial. Sin embargo, las últimas noticias de ayer anticipaban la ratificación del compromiso por parte del MINEDUC. ¡Vaya enredo!

Estos acuerdos con el magisterio han despertado reacciones adversas. Muchos cuestionamos la precipitada decisión por varias razones. Nos sorprende la coyuntura política en que se dio. No respaldamos medidas de hecho. No se debe consentir que se presione con la suspensión de clases, lo que atenta contra el derecho de los guatemaltecos a la educación. No hay fondos. La medida no va atada al compromiso de mejorar el desempeño docente Para terminar de complicar el escenario, el MINEDUC difundió esta semana los resultados de las evaluaciones practicadas a todos los graduandos de secundaria en el 2017. Las mismas reflejan un panorama desolador, con muy pocos avances. Solamente una tercera parte de los graduandos aprobaron la prueba de lectura, mientras que sólo un 9.6% alcanzó el logro mínimo en matemática. Ante esta panorámica, se confirma que una mayor inversión en educación no se ha visto reflejada aún en mejores indicadores de cobertura y calidad. El resumen del caso es que no se puede avalar un pacto colectivo que no cuente con fondos para respaldarlo. Tampoco es admisible un incremento salarial o bonificaciones que no sean condicionados a una mejoría en la calidad de la educación. Es hora de generar un nuevo entendimiento, en donde la meritocracia prevalezca, estimulando la labor que realizan los maestros con un buen desempeño, así como respaldando a las escuelas e institutos que son efectivos. Nuestra sociedad debe tratar el asunto con gran responsabilidad. Para construir una visión común habrá que anteponer el bienestar de los niños y jóvenes a cualquier otro interés, superar muchos prejuicios y acercar posiciones que aún están muy distanciadas.