Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Ciencia para la Paz


Por Roberto Moreno Godoy

Se celebró Foro Mundial en Jordania.

“El mundo está siendo empoderado por la ciencia como nunca antes en la historia. Los avances científicos y tecnológicos se encuentran en un punto en donde varios desafíos al ambiente, al bienestar y a la salud son enfrentados de manera cada vez más efectiva. Sin embargo, pese a estos adelantos, muchas comunidades del planeta permanecen sin acceso a energía y aisladas de algunas condiciones básicas para asegurar la vida, la libertad y la esperanza. Hay un creciente número de seres humanos que se encuentran a la merced del miedo, la inseguridad y la inestabilidad en sus vidas y en sus hogares. Además, el cambio climático y de los océanos, la contaminación y el manejo ineficiente de recursos y desechos representan inmensas amenazas” (WSF,2017).

Este es el marco en que se realizó por octava ocasión el Foro Mundial de la Ciencia. Este importante evento, organizado cada dos años por la UNESCO, el Consejo Internacional para las Ciencias y la Academia Húngara de Ciencias, es uno de los encuentros más grandes y prestigiosos del planeta. Se ha caracterizado por tender puentes entre distintos actores y sectores, enfatizando la relevancia de la toma de decisiones informadas para la formulación de políticas. El tema central de esta edición del foro, realizado en el Mar Muerto, fue el de ciencia para la paz, habiéndose propiciado la discusión sobre el poder de la investigación para mejorar la calidad de vida y para ensanchar el entendimiento y el respecto entre las personas y los pueblos. Urgen espacios honestos y abiertos de comunicación como éste, sustentados en la evidencia y en la búsqueda del bien común, pues es imperativo un uso equitativo y sostenible de los recursos naturales para prevenir conflictos y propiciar un desarrollo pacífico. En la declaración final del foro, los participantes reafirmaron su compromiso con el uso responsable y ético del conocimiento científico para abordar los grandes problemas que enfrenta la humanidad. Asimismo, resaltaron la importancia del acceso a la ciencia y de la preservación de las capacidades de los pueblos, las cuales se ven amenazadas por crecientes olas de migración. Concluyeron que la diversidad puede optimizar la relevancia y el impacto de la ciencia, la tecnología y la innovación.

El Foro, llevado a cabo en el punto más bajo del planeta y en una región que ha sido tocada profundamente por la confrontación, convocó a científicos, decisores políticos, académicos, funcionarios de Estado, empresarios, comunicadores sociales y representantes de otras organizaciones, quienes debatimos ideas en torno a distintos aspectos sobre energía, agua, alimentación, combate a la pobreza y a la inequidad, cambio climático, búsqueda del entendimiento y generación de riqueza. En su conjunto, las actividades pusieron de relieve la relevancia social y económica, la influencia y la responsabilidad de la ciencia y de los científicos. Como señaló la princesa Sumaya bint El Hassam, Presidenta de la Real Sociedad Científica de Jordania y co-presidente del VIII Foro Mundial de la Ciencia 2017, durante la inauguración del evento, “el mundo moderno presenta grandes desafíos, que ninguna nación puede resolver por sí sola. Las fronteras entre las culturas y las naciones importan poco, en la medida que luchamos para encontrar soluciones sostenibles a problemas globales en temas tales como energía, alimentación, agua y cambio climático. Estos desafíos a nuestra estabilidad y a nuestra prosperidad requieren de nuestra innovación y cooperación para salvarnos de un futuro de crisis y conflicto.”.