Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Municipios Lectores


Por Roberto Moreno Godoy

Siete municipios fueron certificados por su trabajo en educación.

El fin del ciclo escolar es un buen momento para hacer un balance sobre lo actuado. Si bien es cierto que muchos indicadores educativos no mejoran al ritmo esperado, es imprescindible prestar atención a aquellos que evidencian un cambio favorable y analizar qué puede estar incidiendo en estos resultados. Uno de ellos es el desempeño de los niños y niñas en lectura. Los últimos informes de aplicación de pruebas internacionales en una muestra de escuelas del país demostraron una mejoría significativa en los resultados de nuestros alumnos en el área de lectura. Algunas medidas, como la inclusión de competencias lectoras en el currículo nacional base y la capacitación docente vienen realizándose por muchos años, por lo que podrían no ser algo decisivo. Sin embargo, hay algunas otras estrategias que fueron implementadas en el último lustro y que pudieran estar causando este impacto positivo. La decisión del Ministerio de Educación de exigir media hora de lectura durante la jornada escolar pudiera ser una de ellas. Pero más allá de este requerimiento formal, considero que un factor determinante fue el enorme esfuerzo realizado entre el 2012 y el 2015 para dotar de textos y materiales de lectura a todos los establecimientos oficiales del país. Aun es frecuente encontrar las llamativas cajas plásticas de colores en los centros escolares, así como libros felizmente gastados por el uso, como una invitación permanente a visitar el mundo de la lectura. Es imprescindible monitorear de cerca el efecto de estas intervenciones y darles continuidad para sostener y mejorar los logros obtenidos. El esfuerzo de dotación de materiales ha bajado en los últimos años y debería tener un adecuado seguimiento. Asimismo, debemos insistir en que una mayor colaboración entre el MINEDUC, las alcaldías y otros actores locales puede contribuir a que la lectura se convierta en un efectivo bastión para el aprendizaje. 

Hay otros ejemplos de alianzas que producen resultados. Hace un año el Ministerio de Educación, la Asociación Nacional de Municipalidades, Empresarios por la Educación y la Gran Campaña Nacional por la Educación firmaron un convenio para lanzar actividades conjuntas a favor de la educación. Uno de los focos de este acuerdo fue el impulso de la lectoescritura en diversas localidades del país, velando por su inclusión dentro de los planes municipales de trabajo. El Observatorio Nacional de la Calidad Educativa (http://www.asies.org.gt/gran-campana-nacional-por-la-educacion-gcne/ ) ha sido una herramienta de valor para respaldar la iniciativa. Como un primer resultado de este esfuerzo, siete municipios fueron reconocidos hace algunos meses por su excelencia en lectura. El objetivo de este reconocimiento es promover la lectura en todos los municipios del país, en el marco del Programa Nacional de Lectura, buscando contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación. Esta premiación puso el reflector sobre siete municipios de cuatro departamentos del país, cuyo compromiso y gestión ha tenido gran impacto en sus poblaciones, de conformidad con el examen realizado. Las localidades que lograron la certificación como “Municipios amigos de la lectura” fueron Gualán (Zacapa), Ixchiguán y San Pablo (San Marcos), Jalapa (Jalapa), San Lucas Sacatepéquez, San Bartolo Milpas Altas y Santiago Sacatepéquez (Sacatepéquez).  Eso es importante, pues se debe evidenciar que la educación es una responsabilidad de todos y que un trabajo local bien concertado puede generar grandes beneficios.  ¡Ojalá muchos más municipios sean certificados en lo sucesivo!