Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Xocomil Científico


Por Roberto Moreno Godoy

Con Atitlán en Mente.

El Lago de Atitlán es uno de nuestros más valiosos tesoros. Sin embargo, el mismo ha sufrido una muerte lenta, debido a la degradación causada por acciones humanas. Los florecimientos de cianobacteria han dado muestras palpables del deterioro del cuerpo de agua en la última década. Es evidente que la recuperación del lago exigirá un enorme trabajo de todos. Se debe evitar a toda costa que continúe la descarga de aguas negras, así como el manejo inadecuado de agroquímicos, el incremento de sedimentos y la erosión, entre otros asuntos. No se trata solamente de la decisión e involucramiento de autoridades, sino de una acción comprometida de todos los sectores y de todas los habitantes de la cuenca.

Esta semana, la Asociación de Amigos del Lago de Atitlán, en coordinación con varias organizaciones, realizaron “XocomilCientífico”, un evento cumbre que reunió a expertos nacionales e internacionales, autoridades, ciudadanos y representantes de la cuenca para presentar una solución integral al problema de contaminación del área. La ciencia puede jugar un papel preponderante para que la data disponible sea usada como información accionable por los responsables de políticas públicas, así como para educar a los pobladores de la cuenca del lago de Atitlán. En respuesta a este llamado, la Universidad del Valle de Guatemala ha trabajado en el tema por varias décadas. Con el apoyo de la USAID y otros actores y en estrecha coordinación con AMSCLAE, en los últimos años ha colaborado para financiar y llevar acabo monitoreo científico del lago, aportando datos sobre la calidad del agua y analizando las repercusiones que el consumo del vital líquido contaminado podría tener para la salud de los habitantes. La academia tiene un rol muy importante que jugar para proveer datos fiables, técnicos y utilizables para la toma de decisiones basada en evidencia. Solamente con una ciudadanía informada e instituciones fortalecidas y debidamente documentadas se podrá tomar las decisiones estratégicas para atender el problema.

Las propuestas presentadas en XocomilCientífico tomaron gran trabajo y abarcan aspectos relevantes e innovadores. Se trata de un planteamiento integral que busca sumar a todos los actores de la zona. El proyecto plantea colectar y tratar las aguas negras en un punto centralizado fuera de la cuenca, en lugar de propiciar que cada pueblo instale pequeñas plantas de tratamiento de diversa naturaleza. La centralización favorecería una reducción de costos de operación debido al aumento de escala, logrando que el tratamiento no se visualice como una carga económica, difícil de sustentar si se emplea la tecnología tradicional de plantas de lodos activados, sino que se valore como una materia prima para generar energía. Modelos similares han sido implementados en otros lagos del planeta, por lo que el esquema podría funcionar acá. En el grupo que estudió el proyecto en la UVG, se concluyó que el proyecto es técnicamente viable y que constituye una propuesta concreta, que merece la pena profundizar. Es necesario tomar los siguientes pasos para poder materializar la idea y garantizar su debida puesta en marcha.

Es imprescindible que este esfuerzo se convierta en un proyecto de Estado. Para ello, se deberán conjugar la toma de decisiones basadas en ciencia, con la participación comunitaria y el liderazgo y aportes de los Gobiernos Central, de las autoridades locales y del Organismo Legislativo. Los alcaldes indígenas también tienen mucho que aportar para el éxito de la iniciativa. Felicito a los organizadores del evento por su visión y liderazgo. ¡Ni una gota más de agua sucia al Lago de Atitlán!