Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

El cielo no es el límite


Por Roberto Moreno Godoy

Insignias regresan al Alma Mater.

“Con mucho orgullo adjunto a esta carta cinco parches de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG) y dos banderas de la República de Guatemala que volaron al espacio a bordo de la nave Dragon de la Compañía SpaceX durante la misión CRS-8 destinada a la Estación Espacial Internacional. Esta misión despegó del Cabo Cañaveral en Florida el 8 de abril del 2016, orbitó la Tierra más de 500 veces a una velocidad de 27,600 km/hr y regresó sobre el Océano Pacífico, cerca de la costa de California, el 11 de mayo del 2016. El volar ítemes de esta índole es un privilegio que NASA permite a ciertos investigadores principales al volar sus experimentos al espacio. Como científico del experimento “Antibiotic Effectiveness in Space (AES-1)” tuve el honor de poder escoger qué volar y seleccioné seis parches de la UVG y seis banderas de Guatemala. Es mi intención que estos parches y banderas sean expuestos a tantos jóvenes guatemaltecos como sea posible, para motivarles a alcanzar alto y recordarles que el cielo no es el límite.”. (Luis Zea)

Recibí la misiva anterior del Doctor Luis Zea, quien luego de graduarse de ingeniero mecánico de la Universidad del Valle de Guatemala, realizó estudios de maestría en ingeniería aeroespacial y obtuvo un doctorado en bioastronaútica en el extranjero. En la actualidad, Luis realiza experimentos biológicos en el espacio para analizar la resistencia de bacterias a antibióticos, lo cual podría tener grandes implicaciones para crear nuevos medicamentos y para ayudar a resolver un problema que afecta a cientos de miles de personas en el mundo cada año. Como una muestra de respaldo a la importante investigación que dirige, se le concedió la prerrogativa que tienen muy pocos científicos de poder enviar algo suyo al espacio. Seleccionó el logo de su Alma Mater y la bandera de su país. El envío de estas insignias no sólo constituye un honor para el joven científico y un reconocimiento a su importante labor, sino que ha permitido poner en alto el nombre de Guatemala y el de la Universidad del Valle. Aunque el desarrollo de su carrera profesional le exigió irse lejos de su tierra, Luis nunca ha dejado de crear oportunidades para contribuir a su casa de estudios y a su país. Además, su mensaje es muy inspirador. Nadie debe aceptar limitaciones que trunquen sus sueños, ni autoimponerse barreras. El cielo no es el límite. Si alguien se traza una meta y trabaja con afán para alcanzarla, todo es posible.

Hoy por la mañana se realizará una ceremonia muy especial en la Plaza Paiz Riera del Campus Central de la UVG. Luis, quien se encuentra esta semana en su tierra natal, entregará cuadros con algunas de estas insignias que orbitaron alrededor de la Tierra a representantes de cada uno de los tres campus de la institución, así como del Instituto de Recreación de los Trabajadores, IRTRA, y de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Además, aprovechará su visita para dar seguimiento a algunos de los proyectos en que está colaborando con la Del Valle. Desde Colorado, el Dr. Zea dirige el desarrollo del primer satélite guatemalteco tipo CubeSat, en conjunto con el Ing. Víctor Hugo Ayerdi, Director del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad del Valle de Guatemala. Como ha resaltado el Ing. Ayerdi, esta es una tarea titánica, en la que se ha trabajado en los últimos cuatro años. Ha habido avances significativos y cada día se ve más cerca el alcanzar la meta de lanzar el primer satélite guatemalteco al espacio. Ya se ha completado el diseño y ahora se está a la búsqueda de fondos para la compra de componentes que permitan terminarlo. No cabe duda que habrá personas y entidades interesadas en apoyar esta iniciativa. La invitación está abierta a quien pueda hacerlo. El grupo ha hecho un esfuerzo inmenso para perfeccionar su trabajo. Los estudiantes de la UVG y sus asesores participarán este año en la competencia KiboCube, organizada por la Oficina de Naciones Unidas para el Espacio Exterior y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, en la cual el país ganador recibe como premio el lanzamiento de un satélite tipo CubeSat desde la Estación Espacial Internacional. Finalmente, la semana pasada ocho miembros del equipo recibieron la notificación de que fueron aceptados para asistir a la Escuela de Verano en Tecnología Espacial que se realizará en septiembre en la Universidad de Wurzburg en Alemania, gracias al apoyo del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), así como del Doctor Sergio Montenegro, guatemalteco y primer egresado de Ingeniería en Ciencias de la Computación de la UVG, quien labora en dicha universidad. Hay grandes planes para el futuro de la ciencia y de la tecnología en Guatemala. Efectivamente, el cielo no es el límite.