Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Comportamiento no verbal

Detección del engaño.

Esto no me cuadra. Hay gato encerrado. Le está brincando el ojo. Está muy nervioso. ¿Por qué estará sudando tanto? Está muy rígida. Qué raro que haya escogido esa palabra. En un instante me pareció ver una expresión extraña. ¿Por qué estará repitiendo tanto? ¿Vio cómo movía sus manos? Su semblante no refleja el sentimiento que dice sentir. ¿Por qué estará tan distante? Tiene el ceño fruncido. Se acerca demasiado para hablarme. No logra contener la risa. Su expresión facial me dice algo distinto. No me ve a los ojos. ¿Por qué me esconde la mirada? ¿Ha sentido usted que alguien le está mintiendo? ¿Ha estado en una entrevista y se ha dicho para sí mismo “me está ocultando algo”? ¿Ha percibido una mueca, un gesto o algo que dice algo distinto de lo que lo que su interlocutor está diciendo? ¿Ha tenido usted la sensación de que las piezas no encajan? A todos nos ha pasado más de una vez y hemos querido dilucidar si la persona con quien intercambiamos impresiones está escondiendo algo. El lenguaje no verbal dice mucho. Aunque no es una tarea sencilla, se puede analizar a quién está hablando, examinar cómo y que está diciendo para determinar si está mintiendo o no. La veracidad de lo que dice puede inferirse encontrando la congruencia entre el comportamiento verbal y el no verbal que se encuentra atrás de toda declaración. El comportamiento verbal está conformado por el discurso en sí y por la forma, velocidad o tiempo de respuesta, timbre y tono de lo que dice la persona. El comportamiento no verbal consiste en la información que puede proporcionar una persona por medio de su expresión facial, los gestos, la postura, el contacto físico y visual, la distancia que guarda con los demás, el movimiento de sus ojos, y la apariencia del individuo.

No es fácil ocultar las emociones de ira, desprecio, asco, miedo, alegría, tristeza y sorpresa que sentimos. Detrás de toda declaración hay una carga emocional que se refleja en las microexpresiones, en los gestos de una persona y en su comportamiento. Aunque ella esté haciendo un esfuerzo consciente para no delatarse, sus microexpresiones pueden reflejar lo que realmente siente. Estas son la manifestación espontánea e involuntaria de sus emociones. Son automáticas y difícilmente controlables, pues suceden en milésimas de segundo como reacción a un evento. Observarlas puede servir para inferir el estado de ánimo de la persona y la carga emocional detrás de su discurso. Un análisis minucioso del comportamiento no verbal de las personas y su cotejo con lo que está verbalizando pueden abonar a la credibilidad de las historias que cuentan. A través de dicho estudio podemos identificar el conjunto de conductas no verbales que un ser humano puede llevar a cabo en diferentes situaciones de su vida diaria, bien sean habituales o excepcionales. Entenderlo y analizarlo a profundidad será de gran importancia en multitud de entornos ya que, a través de este análisis, podremos inferir aspectos relativos a los estados emocionales y racionales de las personas observadas, entendiendo a su vez el impacto que nuestro propio comportamiento tiene sobre los demás y sobre nosotros mismos.

La detección del engaño es un área que está adquiriendo un espacio de interés en la psicología, debido a la utilidad que tiene en diferentes entornos profesionales, más aún cuando su estudio se aborda sobre la base de la investigación científica, utilizando herramientas de detección de la mentira y la veracidad que procedan de la ciencia y no de la intuición o el sentido común. En respuesta a esta necesidad y siendo consecuente con su visión de presentar a la comunidad guatemalteca nuevas modalidades de entrega, el sábado pasado la Universidad del Valle de Guatemala graduó una primera cohorte del programa de maestría en Comportamiento No Verbal y Detección del Engaño, sustentado en avances recientes en el ámbito de la psicología, la criminología y la antropología. Este programa, apoyado fuertemente en recursos virtuales, contó con la participación de varios expertos españoles, altamente reconocidos por su trabajo en este campo profesional. Dicho posgrado ha fortalecido las habilidades sociales de los egresados y les ha brindado una formación basada en la investigación, que les permitirá ser analistas del comportamiento no verbal humano e introducirse en el estudio científico de la detección de la mentira.

Roberto Moreno Godoy