Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

La música alegra el corazón

Un ejemplo de educación transformadora.

Fue un rápido viaje por la historia de la música. Comenzó su intervención presentándonos las flautas, tambores y caracoles de la época prehispánica, resaltando su origen y estrecha relación con la naturaleza. Los sonidos emulaban a la perfección las aves del momento. Luego hicimos un recorrido por la época colonial, con órganos e instrumentos de cuerda frotada, pudiendo remembrar los villancicos y la música polifónica y barroca, con su función evangelizadora. A continuación nos condujo por la era de las bandas marciales, la música folklórica, la marimba, las orquestas sinfónicas, los coros y las agrupaciones populares de los siglos XIX, XX y XXI. Finalmente, nos situó en la marimba, la orquesta, el jazz, el rock y los DJs que reflejan la época contemporánea. En cada momento hizo hincapié en los compositores guatemaltecos, que innovaron y fueron los principales expositores de la música de cada tiempo. Poco más de media hora bastó para que ella involucrara en la actividad a más de cuatrocientas personas presentes en el gimnasio de la Universidad del Valle de Guatemala/Altiplano en la Aldea El Tablón, en Sololá. Con habilidad logró que la audiencia se metiera en la dinámica, generando los ritmos y sonidos requeridos en el ejercicio. La reconocida especialista María Isabel Ciudad Real, Directora del Departamento de Música de la Universidad del Valle, tuvo a su cargo la conferencia “Elementos de la Música de Guatemala como Recurso Didáctico”, con la cual se inició el V Congreso de Educación que dicha Casa de Estudios realizó en el altiplano.

Durante su participación, la estimada profesional resaltó que la cultura puede ser una de nuestras mejores aliadas en el ámbito educativo. Insistió en que las ciencias sociales tienen la posibilidad de construir nuestra identidad y fortalecer nuestra auto-estima mediante el aprecio por la música y otras manifestaciones culturales. La música no sólo puede ser un hilo conductor para la generación de aprendizajes significativos en las ciencias y las humanidades, sino que alegra el corazón y contribuye a ofrecer a las personas una formación redondeada. No debemos caer en la trampa de sólo prestar atención a nuestra historia de conflictos, apuntó. Debemos dar cabida en nuestras aulas a nuestro enorme patrimonio cultural y natural. En el programa inaugural del evento también se contó con la participación de docentes y estudiantes del profesorado especializado en música del campus de UVG/Altiplano, quienes ofrecieron intervenciones artísticas con piano y marimba, acompañados por el coro universitario.

Con el corazón aun contento por la experiencia musical vivida, los participantes se dirigieron a distintos salones de clase. De manera simultánea, varios voluntarios, cada uno experto en su campo de especialidad, ofrecieron más de 30 talleres y charlas planificados con esmero. Mientras en un salón los asistentes se divertían con juegos para el aprendizaje de la matemática, los miembros de otros grupos comentaban el empleo de la mnemotecnia y organización gráfica en la escuela, ejercitaban estrategias de mediación en las ciencias sociales, abordaban el uso de Google Docs en el salón de clase, presentaban simuladores para la introducción a la genética, discutían el rol de la agroforestería en la intervención del cambio climático, ilustraban enfoques matemáticos con burbujas de jabón, abordaban la educación física como herramienta lúdica para el proceso lector, introducían “la oveja negra” para promover la creatividad, enfatizaban la relevancia de la investigación educativa en contextos multiculturales y jugaban "Jeopardy", como un instrumento de evaluación digital interactiva. Así la jornada permitió a los participantes actualizarse en temáticas variadas, vinculadas al aprendizaje de la lectoescritura, la ciencia, la matemática y los idiomas, el uso de tecnología en el aula, el desarrollo de destrezas de pensamiento, la promoción de la democracia, la cultura de paz y el aprendizaje cooperativo, entre otras. ¡Vaya si soplan vientos de cambio en la antigua base militar de Sololá! El sitio, sede en la actualidad de una vigorosa casa de estudios, es la plataforma ideal para acoger a una auténtica comunidad de aprendizaje.

Roberto Moreno Godoy