Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

El Mejor Lugar para Trabajar

UVG logra certificación.

Las organizaciones son un fiel reflejo de las personas que las integran y de la manera en que se relacionan entre sí y con otros. Aquellas instituciones que generan un ambiente en donde se valora a sus integrantes como seres humanos y se toma en consideración sus necesidades, intereses, planes y expectativas, pero que a la vez aseguran su identificación con la misión y visión de la organización y prestan atención al logro de las metas que se han trazado, alcanzan un mejor desempeño. Las empresas más efectivas son aquellas que tienen una clara idea de su razón de ser y, a la vez, consiguen un balance adecuado entre obtener resultados y cuidar a sus recursos humanos. Es por ello que es conveniente evaluar permanentemente el clima laboral y planificar acciones para fortalecer aquellas áreas que evidencien necesidad de mejora. Además, es preferible involucrar a evaluadores externos en esta tarea, pues su participación no sólo brinda más objetividad al examen, sino que trae a la mesa insumos valiosos, puntos de referencia e información sobre las mejores prácticas. Un monitoreo constante del ambiente de trabajo, acompañado de un buen plan de acción, permite dar sostenibilidad a aquellas cosas que funcionan bien y atender los puntos débiles que la evaluación haya identificado.

La credibilidad, el respeto, la imparcialidad, el orgullo y el compañerismo son elementos fundamentales para asegurar un clima laboral positivo, que contribuya no sólo a un mejor desempeño de las organizaciones y al logro de los objetivos que estas se han trazado, sino a la realización personal y profesional de sus colaboradores. A principios de marzo estuve en San José, Costa Rica, participando en representación de la Universidad del Valle de Guatemala en un evento organizado por el Instituto “The Great to Work” y la Revista Estrategia y Negocios. En dicha oportunidad, 175 empresas y organizaciones de Centroamérica y El Caribe fueron merecedoras del sello 2016 como los mejores lugares para trabajar en la región. Fue satisfactorio ver a varias empresas y organizaciones de Guatemala participar en el evento. Aquellas entidades que fueron certificadas por “The Great Place to Work” cumplieron con aprobar los porcentajes requeridos en una encuesta de clima y pasaron una auditoría de procesos, políticas, iniciativas y buenas prácticas enfocadas en su capital humano. Adicionalmente, la Universidad del Valle recibió un reconocimiento especial en el evento por ser la primera universidad de la región en recibir dicha certificación.

Varios me preguntaron qué había motivado que una universidad decidiera incursionar en un campo asociado comúnmente con el mundo empresarial. La respuesta es sencilla. Debemos aprender de lo bueno que otros realizan. Les expliqué que la UVG busca ofrecer un servicio de excelencia en docencia, investigación y extensión. Para lograrlo, es determinante contar con un ambiente de trabajo conducente al aprendizaje y al estudio, en donde todas las personas se sientan parte de una comunidad y trabajen en equipo para generar los resultados esperados.

El entorno universitario es primordialmente humano. Por ello, es prioritario que todas las personas se sientan identificadas con la institución y compartan su ethos, sus valores y sus tradiciones. Buenas prácticas de gestión del talento humano contribuyen a clarificar la visión, a interiorizar la misión, a brindar a las personas las herramientas y condiciones para realizar su labor, a valorar a los demás y a generar un sentido de pertenencia y de trabajo en equipo, en donde el aporte de cada quien es fundamental para el logro de los objetivos. Las organizaciones están mejor cuando todos sus integrantes se sienten bien.

Roberto Moreno Godoy