Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Héctor Adolfo Centeno Bolaños

Partió un ciudadano notable

El primer día del año partió Héctor Centeno, Rector Emérito de la Universidad del Valle de Guatemala. El fue un distinguido académico, cuyas acciones y obras son un testimonio de su compromiso permanente con la construcción de una mejor sociedad. Aunque sus últimos años fueron marcados por una prolongada enfermedad, Héctor mantuvo un espíritu inquebrantable, ideando e impulsando hasta su último suspiro nuevos proyectos de beneficio para nuestro país. Siempre fundamentó sus actuaciones en el bien común. El fue un ciudadano ilustre, que dedicó su vida a forjar una Guatemala mejor. Sus distintas facetas, como esposo, padre y abuelo, como educador, como empresario, como ingeniero y como líder de servicio coinciden en reflejar a un hombre de bien. Siempre estuvo dispuesto a sumarse a obras que a su juicio contribuirían a fortalecer la democracia y mejorar la calidad de vida de los guatemaltecos. Las Universidades de San Carlos y del Valle de Guatemala, la Comisión de Acompañamiento de los Acuerdos de Paz, Defensores de la Naturaleza, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Reverdecer Guatemala y la Escuela de Gobierno, entre muchas otras organizaciones e iniciativas, fueron honradas al haber contado con su trabajo y visión. Sus aportes en los campos de la ciencia, el ambiente y la educación fueron numerosos. Una parte medular de su legado se encuentra en la UVG, institución que dirigió de 1992 al 2001. Como miembro de la Fundación de la Universidad del Valle de Guatemala y como Rector ayudó a abrir sus puertas a otras entidades y a nuevas ideas, estableciendo alianzas con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para contribuir a la solución de los problemas del país. También respaldó la apertura de sedes universitarias en la costa sur y el altiplano, proyectando su labor al interior del país.

Héctor Centeno creía firmemente en el poder transformador de la educación, por lo que encabezó muchos esfuerzos para que jóvenes talentosos tuvieran acceso a una educación de excelencia. Siempre afirmaba que no debíamos preocuparnos de los recursos, pues si las ideas eran buenas, estas vendrían con el pan bajo el brazo. Su ejemplo perdurará en nuestra comunidad, como un recordatorio constante de que es posible imaginar una Guatemala mejor y materializar esos sueños. Seguiremos sus huellas, confiando al igual que él, que es posible enfrentar los problemas y los obstáculos para lograr un desarrollo sostenible, respetuoso de nuestro patrimonio natural y cultural, que brinde mejores condiciones de vida tanto paras generaciones actuales como para las futuras.

En medio de las emociones que se viven en momentos como este, celebramos su vida y expresamos nuestro cariño a su esposa Marta, a sus hijos y nietos, reiterándoles nuestro permanente agradecimiento por haberle apoyado y permitirle dedicar una parte tan significativa de su tiempo al servicio de Guatemala y de la UVG. Nuestros pensamientos y oraciones están con ellos.

Roberto Moreno Godoy