Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

ABC de Gobierno

Comienza una carrera frenética para el 14 de enero

Los guatemaltecos tomaron su decisión y optaron por un rostro fresco para dirigir los destinos del país para los próximos cuatro años. Cansados de las fórmulas recurrentes y de la trayectoria de los partidos existentes, dieron el beneficio de la duda a un líder que había estado ajeno a las tribulaciones políticas convencionales. Los resultados en las urnas, como se había pronosticado, contravinieron la tesis popular de “que más vale lo viejo conocido que lo nuevo por conocer”. Contrario a esta máxima, la desilusión con las actuaciones y resultados de los políticos que han estado en la palestra por años, motivó a los ciudadanos a escoger a un líder foráneo a esta escena, que proyectaba la imagen de ser alguien no “contaminado” con lo que se percibe como el tradicional mal ejercicio del poder, que ha caracterizado a muchos de los dirigentes actuales y anteriores. Los futuros mandatarios resultaron electos, en buena medida, gracias a un voto de castigo a los otros candidatos, por lo que su principal desafío radica ahora en convertir los votos recibidos en un auténtico respaldo ciudadano, de forma tal que sus simpatizantes acuerpen su gestión y no se conviertan prontamente en detractores.

Durante el proceso electoral, el candidato Jimmy Morales compartió algunos de los elementos de su plan de trabajo y muy poco en torno al equipo de personas que le rodean. Aparte de su compañero de fórmula, el Dr. Jafeth Cabrera, cuya experiencia incluye la rectoría de la Universidad de San Carlos de Guatemala, no ha habido ocasión de saber qué personas dirigirán las distintas carteras y áreas durante su administración, ni de qué preparación y experiencia gozan. Llegó el momento de tomar las decisiones finales para integrar al Gabinete y comunicarlo a la población. Confío que el Presidente Morales sabrá rodearse de profesionales competentes e intachables. Su equipo también habrá de incorporar a personas solventes, con experiencia en administración pública, pues sería inviable pensar que todos los miembros de Gabinete debieran recibir como primera inducción el ABC de gobierno. La curva de aprendizaje deberá efectuarse con extrema prontitud.

Ha comenzado una carrera frenética para la transición de mando. El 14 de enero está a la vuelta de la esquina y queda escaso tiempo para que las autoridades actuales, quienes a la vez cuentan con una limitada trayectoria al mando del país, puedan trasladar la estafeta al presidente electo y a su equipo de trabajo. Adicionalmente, las condiciones del país son realmente difíciles, por lo que los mandatarios se enfrentarán a conducir un barco en malas condiciones, sin repuestos y con una cuota de combustible que no saben si será suficiente para emprender una travesía en aguas turbulentas. Más allá de la limitación de recursos y de la necesidad de terminar de limpiar focos de corrupción y nepotismo que hayan quedado enquistados en diversos sitios, pareciera que los fenómenos de la naturaleza y otras crisis globales también afectarán a Guatemala, enfrentándola a retos aun mayores. El panorama es difícil. Por ello, deseamos al nuevo equipo de Gobierno éxitos en su gestión, pues los guatemaltecos merecen contar con líderes que sepan aglutinar a los distintos sectores, en un esquema de desarrollo que derive en mejores oportunidades y resultados.

Roberto Moreno Godoy