Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Se Necesita un Sistema Renovado

El rompecabezas distorsionaba la realidad

Tarde o temprano iba a suceder.  Finalmente nos hemos dado cuenta que el rompecabezas que reflejaba nuestra sociedad estaba más contrahecho que lo que todos pensábamos. Sabíamos que las imágenes apenas mostraban algunas de las irregularidades y lunares existentes, pero optábamos por hacernos de la vista gorda. Las grandes asimetrías habían sido ajustadas a pulso, forzando que las piezas coincidieran, mostrándose así un retrato distorsionado de la realidad, que escondía buena parte de los defectos, injusticias y abusos. La impunidad, la corrupción, las disparidades y la pobreza apenas se dejaban ver. Pese a ello, una reciente conjugación de factores hizo que la venda se comenzara a caer de los ojos.  La notoriedad que ha cobrado el caso de la Línea, la crisis hospitalaria, la presión ciudadana sobre los organismos del Estado, el debate electoral y la lupa puesta sobre los candidatos, hicieron que muchos se percataran de la dimensión de los males que enfrentamos. Muchos  manifestaron su inconformidad y alzaron su voz, evidenciándose que los ciudadanos ya no están dispuestos a dejar que las cosas sigan igual.  A pesar de que aún no hemos visto la película completa, los hallazgos han hecho que prestemos más atención a las incongruencias y que muchas personas busquemos contribuir a corregir la situación.

Sin embargo, más allá de todo lo vivido desde abril hasta finales de septiembre, la reciente tragedia de Cambray II, en medio de gran pesadumbre y drama humano,  terminó de descubrir con crudeza ese rostro de la Guatemala que no queríamos ver y que no debemos tolerar. Este drama humano desnudó la vulnerabilidad en que viven cientos de miles de guatemaltecos, expuestos a un sistema que no garantiza los derechos fundamentales de sus habitantes. Los sueños y esfuerzos de muchos niños, jóvenes y adultos se vieron truncados por un sistema fallido, que no sólo obvia las condiciones de riesgo a las que están expuestos, sino que no les brinda las oportunidades mínimas para gozar de una vida digna.  La agonía de la aldea de Santa Catarina Pinula refleja la situación prevaleciente en varias comunidades y nos alertan sobre otros casos que ameritan atención inmediata, pues son bombas de tiempo a punto de explotar.

Llegó el momento de armar un nuevo rompecabezas.  Uno en que cada pieza sea apreciada como única, en donde se valore a cada individuo y a cada comunidad en toda su dimensión.  Uno que no esconda los errores y los problemas, sino los muestre como son, con la finalidad de entenderlos y darles solución.  Un rompecabezas armado con reglas justas y uniformes, que no sólo garanticen el bien común, sino erradiquen las prácticas oscuras del pasado. Un esfuerzo así ameritará la participación y el trabajo de todos.  Afortunadamente, ya hay procesos encaminados en esta dirección. Ayer, precisamente, el Encuentro Nacional de Empresarios, cuya lema central fue “Con un Estado bien hecho, logramos un Estado de Derecho”, abordó la importancia de fortalecer a las instituciones para alcanzar el desarrollo.  Nuestra sociedad debe tejer una nueva institucionalidad, que no sólo demuestre su eficacia y actué de manera transparente, sino que recupere la legitimidad que permita a quienes las dirijan obrar con solvencia y gozar del necesario respaldo ciudadano.   El ENADE nos invita a trazar la cancha de otra manera.  Es responsabilidad de todos los sectores y de todos los ciudadanos construir un sistema que funcione y velar para que no se degenere otra vez.

 

Roberto Moreno Godoy