Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Halloween

¡Llegó el momento de aceitar la escoba!

Habrán despertado con el gusanito de lo que les deparará este día. La ocasión genera expectativa e interés. Meses atrás comenzaron los preparativos. En años anteriores, el festejo vino acompañado de sombreros, escobas, calaveras, calderos, pócimas, letreros y otra parafernalia, propios de la fecha. Cuando se acerque la mitad de la mañana y mientras aún se estén distribuyendo los obsequios, un par de ellas no resistirá la incertidumbre y tomará el teléfono para preguntar por qué será que aún no han recibido nada o si por alguna razón no fueron tomadas en cuenta. Se han aglutinado con orgullo y entusiasmo en este grupo. Hacia el fin de la mañana comenzará el desfile hasta reunirse todas en el salón de la convocatoria, debidamente emperifolladas con los atuendos y aditamentos que corresponde. Constituye un grupo excepcional de mujeres profesionales, todas ellas dedicadas, identificadas con su lugar de trabajo, responsables, apasionadas con lo que hacen, tenaces, preparadas y comprometidas. La organización no sería la misma sin sus aportes y energía. Eso no implica que siempre sea fácil conciliar sus puntos de vista y temperamentos. No cabe duda que su prestancia y liderazgo, vienen a veces acompañados de esa fuerza, carácter, y carga emocional, que puede confundirse de manera errónea con los atributos de aquellas que aceitarán su escoba esta noche, para dar un ventilado paseo por los cielos. Por todo ello, cada año, el 31 de octubre se convierte en un momento para celebrar su presencia en la entidad, darles (es)coba, exaltar sus hormonas, bromear juntos y compartir un momento de alegría y esparcimiento. Sus colegas hombres, en franca minoría, tendrán ocasión de festejarles su día. Luego, esa pasajera alegría se tornará en preocupación, mientras las vean abandonar el sitio y comenzar a planificar la revancha. 

Las organizaciones desarrollan algunos espacios e hitos, que permite a sus integrantes afianzar su identidad y sentido de pertenencia. Este es uno de ellos. Algunos de esos momentos se derivan de tradiciones originarias del lugar. Otras fechas han sido importadas de otras latitudes. Tal es el caso del día de las brujas que, como antesala al Día de todos los Santos, ha contagiado a nuestra cultura. La conmemoración, que se tiñe de negro, naranja y morado, viene acompañada cada año de imágenes de hogueras, calabazas, disfraces, dulces, casas encantadas e historias de miedo. Sin embargo, más allá de la incorporación de esta festividad a nuestro calendario, en algunos casos, como el nuestro, el día nos permitirá romper la rutina y las barreras, acercarnos como colegas y amigos, recordar los atributos de algunas de las integrantes del equipo de trabajo y celebrar un año más de estar juntos. ¡Felicidades a ellas en su día!

 

Roberto Moreno Godoy