Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Unidos por el Lago Atitlán

¡Todos somos parte de la solución! 

 

El lago más bello del mundo está en riesgo. Atitlán y su cuenca, aparte de ser un ícono de nuestra identidad, es fuente de alimento, trabajo, agua y recreación para cientos de miles de personas. Sin embargo, no lo hemos cuidado como debíamos. Por décadas, hemos vertido aguas servidas y otros residuos al lago, arrastrando un exceso de nutrientes, que incluyen nitrógeno, fósforo y carbono orgánico. Esto le ha hecho gran daño. Derivado de estas actividades humanas inadecuadas se le ha ocasionado un acelerado deterioro y se ha puesto en riesgo la salud humana. Lamentablemente, nos hemos dejado engañar porque muchas de las señales de la contaminación son invisibles. Solo las dramáticas imágenes de los florecimientos de la cianobacteria han sido lo suficientemente grotescas como para activar las alarmas. No podemos ni debemos esperar más. Si no actuamos de inmediato es probable que lleguemos a un punto sin retorno y que la recuperación del lago sea algo irreversible.

Desde hace casi un lustro, muchas personas y organizaciones han buscado sumar fuerzas para reaccionar de manera más efectiva ante esta crisis. Hace unas semanas se realizaron en Guatemala y en Sololá sendas presentaciones del proyecto “Unidos por el Lago Atitlán”, el cual fue auspiciado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, y ejecutado por la Universidad de Nevada-Reno, con el apoyo de las universidades Del Valle de Guatemala, Rafael Landívar y de California-Davis, así como del Centro de Investigación de Desiertos. Del 2012 a la fecha, esta iniciativa ha medido los cambios en el estado del lago, fortalecido la conciencia pública y capacidad local para recuperar su salud y reunido a actores clave de la cuenca para trabajar juntos para mantener un lago sano y vivo. Además del monitoreo de las condiciones fisicoquímicas y biológicas del lago, ha generado información científica con el ánimo de colaborar con las autoridades y la población para la toma de decisiones. Ejecutó un amplio programa de divulgación y sensibilización ambiental, que ha presentado de manera directa los problemas, causas y posibles soluciones a más de 4 mil pobladores de los municipios de la cuenca del lago. Así, se ha abordado asuntos vinculados al estado del lago, el manejo de desechos sólidos, la implementación de buenas prácticas y la educación ambiental. 

Este esfuerzo de cooperación interinstitucional es un buen testimonio de cómo la ciencia y la tecnología pueden acercarse a la sociedad y del tipo de alianzas que deben tejerse en lo sucesivo para lograr la protección y recuperación del lago.

 

Roberto Moreno Godoy