Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Smart Box

Maestros innovadores comparten experiencias.

 

La Plaza Paiz Riera era un hervidero. Todos circulaban apresurados, interesados en las distintas propuestas. Una clase se convirtió en un meticuloso juego de roles, en donde los estudiantes asumieron los papeles del acusado, ofendido, ministerio público, Emetra y jurado de un accidente vial, dentro de un auténtico caso de “física legal”. En la feria de alimentos surgió el “Rapitamal”, cuyo recado y masa deshidratados cobraron forma al añadirle una dosis de agua. El decreto de fundación de nuestra República y el reglamento de jornaleros provocaron un análisis crítico de nuestra historia. Científicos y humanistas lanzaron un concurso de cuentos de termodinámica. Los químicos farmacéuticos se enfrascaron en el name game, juego para recordar mecanismos de acción de medicamentos. Estudios de tiempos y movimientos ayudaron a futuros ingenieros industriales a hacer más eficiente la distribución de alimentos en un hogar de ancianos. Los químicos idearon una tabla periódica en código QR. Todos los estudiantes de álgebra lineal fueron tratados como superdotados, materializando en el aula el efecto Pigmalión. La clonación de plantas y los mitos de la microbiología vinieron a clase. También llegaron el apoyo virtual en matemática, elcoaching educativo y los “chivos”, como herramientas de aprendizaje. La maestra de inglés no quiso romper el cordón umbilical y migró de on-site a on-line cuando se trasladó a vivir a Corea del Sur. Los colegas compartieron ideas y buenas prácticas. Explicaron el uso de calderas, impresoras 3D, canales you tube, minicomputadoras raspberries, entornos virtuales, métodos colaborativos, estudios de caso, actividades lúdicas, media office, simulaciones y campañas publicitarias, entre otros recursos. 

Una esquina lucía un “smart box”, ingeniosa caja de música, ideada para enseñar melodía, armonía y ritmo a bajo costo. Otra mostraba la Rueda de la Conquista, adaptación del conocido juego de la fortuna al estudio de las ciencias sociales. El entomólogo mostró el escarabajo y explicó las múltiples señales acústicas que emite, mientras otros presentaron con orgullo fotografías de personas en atuendos de antaño en el Museo del Ferrocarril. El rally de bioquímica, portafolios de hidráulica, libros interactivos, “flag-xedos”, mapas conceptuales, innovaciones en negocios, loncheras experimentales, títeres para aprender a tomar notas, una prueba de formación ciudadana y la caminata con tablones enriquecían el panorama. En cada puesto había algo qué contar. Se hablaba sobre las bondades del aprendizaje por descubrimiento y de múltiples formas de aprender haciendo. La feria de la innovación se convirtió en una jornada de crecimiento e intercambio. Un fiel reflejo de la labor de maestros comprometidos, innovadores y de corazón.

 

Roberto Moreno Godoy