Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Juan Niemann Enge

Un caballero de servicio.

Su peculiar acento, porte alemán, serenidad, cortesía, consideración hacia los demás, atención al último detalle, amabilidad en el trato, solidaridad, aparente calma y sonrisa constante son parte de las características que le distinguen. No es raro verlo con un puro en la boca. Hace buena cara en momentos de tranquilidad y aun mejor cara en épocas difíciles. No es alguien a quien los problemas amilanen. Nunca le he visto fuera de lugar. Quienes le conocen notan cuando algo le enfada o incomoda, pues su rostro se tiñe de rojo. Atrás de esa persona conciliadora y cordial, se encuentra un hombre de familia y fiel amigo, así como un exitoso y polifacético profesional. Junto a Regina, su esposa, son cálidos anfitriones, sintiéndose uno siempre bienvenido en su hogar. Las pocas veces que aborda asuntos personales saca a relucir la templanza y ejemplo de su papá. Aunque, al igual que muchos otros guatemaltecos, enfrentó los azotes del conflicto armado interno, no hay rastro alguno de amargura o resentimiento en su alma. Siempre está cargado de proyectos. Esto no es algo sencillo de sobrellevar, pues asume un control estrecho en sus empresas. Entre ocupaciones, viajes y responsabilidades derivadas del agitado mundo de negocios en que se desenvuelve, pareciera que su agenda no da cabida a nada más. Sin embargo, esto no es así.

Tuve la ocasión de conocerlo hace varios años. En ese entonces, él daba seguimiento al apoyo que una Fundación presta a un Instituto técnico del Ministerio de Educación. Luego, como directivo de la Fundación Educativa de Guatemala. Después apareció junto a otros grupos, mostrando otras facetas de voluntariado. Siempre apoya buenas causas: Scouts, Génesis Empresarial, Museo de Tecnología, Club Rotario y varias entidades más. He llegado a contar una docena de organizaciones a las cuales respalda. En todas asume las cosas como asunto propio, comprometiéndose de lleno en todo lo que hace y sacando tiempo de algún sitio. Según él mismo dice, busca devolver aquello que esta bella y noble tierra le ha dado. Sin embargo, más allá de estas buenas obras, he podido apreciar de cerca su liderazgo y vocación de servicio, gracias a su labor como miembro y expresidente de la Fundación de la Universidad del Valle de Guatemala. Ahí ha mostrado su profunda convicción en que la educación hace la diferencia en la vida de las personas. Por ello, trabaja con ahínco para que más jóvenes tengan oportunidad de educarse e integrarse a la sociedad como personas plenas y competentes. Muchas de las causas que apoya giran, precisamente, en torno a este cometido. Juanito es un destacado hombre de negocios, un amigo entrañable y un ciudadano ejemplar.

 

Roberto Moreno Godoy