Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Sopa de plástico

Los océanos son inmensos basureros.

La desconcertante desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines ha mantenido al mundo en vilo. Hemos sido testigos de escenas devastadoras, impregnadas de dolor e incertidumbre. Sin embargo, más allá de esta colosal tragedia humana, la cobertura de la infructuosa búsqueda ha desnudado la preocupante condición de nuestros mares y océanos, que hemos convertido en auténticos basureros flotantes. Las imágenes muestran áreas interminables, cubiertas de residuos de todo tipo. Los sistemas de corrientes marinas rotativas, conocidos como giros, atrapan estos desechos, ocasionando inmensas islas de basura que debido a su alto contenido de plásticos, también se conocen como “sopas de plástico”. El problema afecta a los principales sistemas de corrientes marinas: el Atlántico Norte y Sur, el Océano Índico y el Pacífico Norte y Sur.

La gran mayoría de lo que comemos, bebemos o usamos cada día viene empacada en envoltorios plásticos, diseñados para durar para siempre, a pesar de que son tirados de inmediato. Antes, las personas no se dejaban atrapar por esta frágil cultura de conveniencia y desperdicio; empacaban las cosas en materiales reciclables, tales como el vidrio, metal y el papel. Ahora, los plásticos siguen acumulándose de manera peligrosa en nuestros vertederos, playas y cuerpos de agua. Esto debe parar. Muchas personas y organizaciones han elevado la voz de alarma sobre este deplorable fenómeno, resaltando la urgencia de erradicar el uso de bolsas y recipientes plásticos, no solo por el daño que ocasionan a los ecosistemas, sino por su contribución al acelerado deterioro de los océanos.

5Gyres (www.5gyres.org), entidad que promueve la eliminación de la contaminación de plásticos en los océanos, llevará a cabo este año una expedición desde Bermudas hasta Islandia para investigar las islas de basura. Para el efecto, realizó un concurso para seleccionar un embajador y colaborador de la expedición. Los concursantes debieron elaborar un video asociado al tema. Para nuestro orgullo, el guatemalteco Sergio Izquierdo Bloeman se hizo acreedor a este importante reconocimiento. Sergio, ingeniero en ciencia de la computación y colaborador de la Universidad del Valle, así como un connotado fotógrafo, conservacionista y prominente miembro de la Asociación de Biología Marina de Guatemala, ganó el concurso con un elocuente video del Río Motagua, que muestra la cantidad de basura que llega a los mares. Con toda seguridad, él será nuestro mejor portavoz y sabrá liderarnos en una cruzada para que cobremos más conciencia sobre la forma en que nuestros hábitos están destruyendo el planeta y logrará motivarnos a cambiar nuestro estilo de vida para el bien de todos.

Roberto Moreno Godoy