Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Commencement”

Llegó el momento de elevar vuelo.

El domingo de la semana antepasada fui invitado a un desayuno muy emotivo, que la Fundación Juan Bautista Gutiérrez realizó con graduandos de su programa de becas. Diez jóvenes de las universidades Del Valle y Francisco Marroquín completaron estudios en ingeniería industrial, nutrición, ciencias de la computación, medicina, administración de empresas e ingeniería electrónica. Se trata de estudiantes extraordinarios, que no hubiesen podido ir a la universidad sin haber contado con este importante respaldo. Además de expresar un merecido reconocimiento a la Fundación y a su principal dirigente, doña Isabel de Bosch, los becarios enfatizaron la trascendencia de la oportunidad recibida. El hecho de que hubiesen confiado en ellos y se les tendiera la mano para seguir adelante no solo tocó sus vidas, sino les hizo verse de forma distinta y confiar en ellos mismos. El beneficio recibido, según expresaron, les compromete a ser mejores personas y a trabajar arduamente en lo sucesivo para aportar a su país. Les motiva a ser visionarios; a nunca dejar de ser movidos y conmovidos. Estos jóvenes llegarán muy lejos y propiciarán cambios de fondo en su entorno. Su graduación es portadora de buenas nuevas. Es imperativo reconocer la loable labor que muchas personas e instituciones, como esta, realizan a favor de la educación. Ojalá muchos otros sigan su ejemplo, pues existen muchos guatemaltecos talentosos que requieren apoyo. La educación es un privilegio que aun alcanza a muy pocos. Por ello, quienes hemos sido beneficiados por el mismo debemos ayudar a que más personas tengan acceso a oportunidades similares.

Este fin de semana se realizarán las graduaciones en la Universidad del Valle. En alguna ocasión el senador Orrin Hatch, representante del Estado de Ohio, hizo referencia a estas ceremonias, conocidas comúnmente en su país como commencement exercises, indicando que existe una buena razón para llamarlas de esta forma, pues la graduación no es el final, sino el principio. ¡Qué verdad encierra esta frase! El evento será un hito en la historia de los graduandos, que separará el antes del después, no solo en su ejercicio profesional, sino para su vida familiar. A muchos asaltará la duda sobre qué hacer ahora. ¿Qué depara el futuro? Enfrentarán una combinación de escenarios y posibilidades de empleo, estudios y proyectos personales. Ahora serán ellos –y las decisiones que asuman– los principales artífices de su destino. La formación recibida les abrirá muchas puertas, correspondiéndoles mantenerlas abiertas. La graduación es solo el comienzo de una ruta que, de caminarla bien, les puede llevar a la realización personal y profesional. ¡Adelante!

Roberto Moreno Godoy