Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Día de las Buenas Obras

Súmese a una causa que mejore su entorno.

Hoy se celebra el Día de las Buenas Obras. Poco a poco, han aparecido fechas especiales, que antes no figuraban en el calendario. Una de ellas es esta, conocida a nivel mundial como Good Deeds Day. La celebración se sustenta en la noción de que todos somos capaces de transformar nuestro entorno y volverlo mejor, si realizamos una buena acción, sin importar cuán grande o pequeña esta sea. Parte de la premisa de que cada persona puede tener un impacto positivo en el mundo, si se interesa en mejorar la vida de otros. El movimiento ha atraído a miles de voluntarios en cerca de 50 países, quienes, individual o colectivamente, se involucran en un proyecto o iniciativa de valor para su comunidad. Algunos apoyan a una escuela, hospital u hogar de ancianos. Otros recaudan víveres, juguetes, medicinas o ropa para personas que lo necesiten. Otros simplemente resuelven que ese día realizarán de manera consciente una buena obra: ayudar a un compañero de trabajo, interesarse por la salud de algún conocido, hacer reír a alguien o poner fin a un conflicto con alguna persona. 

Muchas veces, nuestra sociedad se ve maniatada por fuerzas que alimentan la confrontación, la polarización, la intolerancia o la indiferencia. No debemos permitir que este manto cubra y opaque nuestra humanidad. Por ello, ocasiones como esta, que promueven relaciones más armoniosas y solidarias, deben ser respaldadas. Hoy es un día justo para valorar las bendiciones y oportunidades que hemos recibido. Dar gracias a Dios por nuestra familia y amigos, por la salud que gozamos y por permitirnos llevar el sustento a nuestros hogares cada día. Sirve como un llamado de atención para no dar por sentado lo que tenemos y para que no pasen desapercibidas las carencias y necesidades de otros. Quienes han tenido acceso a la educación, pueden ayudar a otros que no han tenido esa fortuna. Quienes guardan paz en sus corazones, proponerse brindar a los demás un mensaje de aliento. Quienes aún no se han dado permiso para abrirse a otras personas, llegó el momento de hacerlo. Quienes siempre encuentran el pelo en la sopa, pueden proponerse hoy prestar atención solo a lo bueno; y si no lo logran, al menos pueden morderse la lengua y no externar su habitual crítica, que con ello habrán hecho suficiente bien. El Día de las Buenas Obras se inspira, ante todo, en el potencial que tenemos de ser mejores personas y de aportar constructivamente a nuestras familias, comunidades y lugares de trabajo. No deje pasar la ocasión y haga hoy una buena acción.

Roberto Moreno Godoy