Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“La Casa del Pueblo”

Reflexiones luego de un mes en el Palacio Legislativo.

Las bases del Estado de derecho son instituciones democráticas que trabajen bien, que cumplan a cabalidad las funciones para las cuales la Constitución Política les dio vida. Una nación fuerte requiere que el Tribunal Supremo Electoral, la Corte de Constitucionalidad, la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría General de Cuentas, el Ministerio Público, la Procuraduría de los Derechos Humanos y las cortes de Apelaciones sean liderados por los mejores profesionales del país. Nuestra Carta Magna deposita la confianza ciudadana en Comisiones de Postulación, a quienes delega la función de proponer nóminas de candidatos capaces, idóneos y honestos para dichas instituciones. Este mandato es una tarea compleja y de gran trascendencia. Debe repetirse en ciclos determinados, dependiendo del periodo para el cual fueron nombrados los magistrados y demás funcionarios, y usualmente es una carrera contra el reloj, disponiéndose de poco tiempo para realizar la labor. Esto último limita la posibilidad de realizar un trabajo exhaustivo, donde elementos cruciales, tales como la apreciación sobre la reconocida honorabilidad de los aspirantes, sean abordados con la profundidad necesaria. Esto amerita un análisis detenido de parte de todos, tanto del Organismo Legislativo, como de las organizaciones de la sociedad civil.

La “Casa del Pueblo”, es una caja de resonancia de todas las situaciones, debates y conflictos que se viven en el país, reflejándose en su seno la falta de diálogo y dificultad de alcanzar consensos, que afecta muchas veces a nuestra sociedad. En medio de este clima de presiones políticas, polarización y tensiones latentes, los ciudadanos colocamos el reflector sobre sus líderes, observando de cerca su actuación y demandando que el bien común prevalezca sobre cualquier interés particular. Sin embargo, se conoce poco sobre los demás trabajadores del Organismo Legislativo. Luego de pasar un mes en la Casa Larrazábal, deseo compartir un aprendizaje revelador y esperanzador. Fui gratamente sorprendido al encontrar a personal técnico y operativo competente, responsable y diligente, comprometido y orgulloso de su quehacer. Esta es una cara que no es siempre difundida y que los representantes del pueblo tienen a su favor para realizar una labor más efectiva. 

Recién terminó su trabajo la Comisión de Postulación a Magistrados del Tribunal Supremo Electoral. Ahora queda en la cancha del Congreso la nómina escrita y la inmensa responsabilidad que los diputados deben cumplir para honrar sus cargos como representantes del pueblo y dignatarios de la Nación. Deben seleccionar a personas competentes y probas.

Roberto Moreno Godoy