Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Los “Nini”

Ni trabajan, ni estudian.

El domingo elPeriódico publicó un interesante reportaje sobre las personas de entre 13 y 24 años de edad de Jalapa, resaltando que es ahí en donde se halla el mayor porcentaje en este grupo que “ni” trabajan “ni” estudian, por lo que se les conoce comúnmente como los “Nini”. Cerca de uno de cada tres jóvenes del departamento engrosan esta estadística. Muchos de ellos terminan yéndose indocumentados a Estados Unidos de América, exponiéndose a toda suerte de riesgos y vicisitudes. Según el reportaje, hay cerca de 800 mil guatemaltecos que se encuentran en esta difícil situación en todo el país. El fenómeno es generalizado dentro de este grupo de edad, afectando tanto a quienes abandonaron la escuela prematuramente, como a aquellos que sí lograron graduarse del nivel medio. La problemática alcanza a todos. Mientras algunos no pueden continuar su formación secundaria, otros no encuentran oportunidades de empleo o no tienen recursos para ir a la universidad. 

La difícil situación, que se repite en muchas naciones del continente, evidencia la urgente necesidad de impulsar políticas renovadas de juventud, que contribuyan a enfrentar el asunto. Ello requiere un esfuerzo orquestado entre los gobiernos central y local, así como el involucramiento de distintos grupos de la sociedad. Una estrategia medular conlleva la reforma de la educación media, que haga que la formación haga sentido y dé respuesta a las dificultades que enfrentan los jóvenes. Muchos abandonan el sistema, pues ven cómo conocidos y amigos, que sí pasaron por la escuela, tampoco encuentran o saben la forma de generar oportunidades. Así, dejan los estudios pues consideran que lo aprendido no sirve para nada. El problema no es solo que ellos claudiquen, sino la manera en que terminamos refrendando una cultura de conformismo y de bajas expectativas, que minan la autoestima de los jóvenes y hacen que cualquier ruta de movilidad se vea truncada. 

A pesar de ello, siempre hay una salida. En estos días, por ejemplo, también fue publicada otra noticia que destaca un nuevo bachillerato en ciencias y letras con orientación en productividad y emprendimiento, que lanzaron los ministerios de Educación y de Economía, con el respaldo de la Fundación Carlos F. Novella. Este programa de estudios busca, precisamente, fortalecer las capacidades de los jóvenes del área rural que se vieron forzados a abandonar el sistema escolar. Esta modalidad flexible les abre de nuevo la posibilidad de educarse, mediante una oferta que hace sentido. Nuestros jóvenes son demasiado valiosos como para que toleremos que sigan siendo absorbidos por el segmento de Ninis en el país.

Roberto Moreno Godoy