Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

En sus marcas…

Comienza el ciclo escolar.

Todo se alista para el comienzo del año escolar. Además de las inversiones recurrentes en el sector, la agenda gubernativa contempla el aumento de cobertura en preprimaria y secundaria, así como estrategias para la mejora de la calidad educativa. Esto último requiere dar continuidad y recursos a iniciativas tales como la dotación de bibliotecas de aula de primaria y secundaria, la estrategia de éxito en primer grado y la entrega oportuna de los programas de apoyo. Conlleva más días efectivos de clase, persistir en la profesionalización de los maestros y la reforma de su formación inicial, renovar la supervisión, monitorear los murales de transparencia, fortalecer las comunidades educativas, remozar las instalaciones de los centros educativos y, derivado de todo ello, que los alumnos aprendan. También implica una comunicación más cercana y un adecuado seguimiento a la labor de los establecimientos privados, responsables de una fracción considerable de la población escolar, así como dar respuesta a una serie de demandas ciudadanas.

Sin embargo, el sector se enfrenta a una coyuntura peculiar. Hay incertidumbre por la falta de recursos. Las acciones previstas se verán limitadas si no se aprueba una ampliación al presupuesto del Mineduc, que se vio recortado en cerca de un 15 por ciento debido a que el Congreso de la República no aprobó el anteproyecto de presupuesto presentado por el Organismo Ejecutivo. El presupuesto 2013 no alcanza para cubrir lo contemplado en el plan de trabajo propuesto para este año, lo cual comprometería los urgentes esfuerzos de ampliación de cobertura, así como la factibilidad de materializar la agenda de calidad educativa. De no resolverse esta situación, incluso es posible que no se alcance a cubrir todos los gastos de funcionamiento o atender los compromisos adquiridos con ciertos actores, que podría derivar en conflictos. El inicio del ciclo se da con tensiones políticas y de otra naturaleza. Algunos grupos han anunciado presiones, ocupaciones de edificios y otras medidas de hecho, con el ánimo de hacer valer sus reclamos, lo cual ocasionaría secuelas serias para el normal funcionamiento de los centros educativos.

Es imperativo que todos los grupos y organizaciones de la sociedad nos sumemos a una cruzada para velar porque el sector cuente con los recursos necesarios para realizar su prioritaria labor. Además, debemos respaldar la operación normal del sistema educativo, evitando medidas que obstaculicen el aprendizaje de los niños y jóvenes. Ya existen movimientos ciudadanos, como “Juntos por la Educación”, encaminados en ese rumbo. ¡Involucrémonos!

Roberto Moreno Godoy