Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

Un puente a otro mundo

La lectoescritura permite hacer frente a la incertidumbre.

“Un libro es un compañero, es algo más que un objeto, si no fuera así no se explicaría cómo a veces lo subrayamos, lo olemos, lo observamos, lo leemos, valoramos la portada, lo prestamos diciendo “pero devuélvemelo eh”, sabiendo que pocas veces ocurre la devolución… lo forramos, lo cuidamos, releemos varias veces la biografía del autor… Después de ser leído colocamos el libro a la vista, como un trofeo en la estantería, al lado de otro, o nos lo llevamos con nosotros de viaje o lo usamos de talismán o como manduca, porque al fin y al cabo un libro también puede resultar tierno, jugoso… y crujiente. Ser un letraherido no tiene cura, pero no se hace daño a nadie”. (Use Lahoz)

La cita anterior describe muy bien la relación que guardamos con un libro. La lectura toca nuestras vidas de múltiples maneras; potencia los aprendizajes, abre el horizonte, nos transporta a otras latitudes y nos permite concebir un destino distinto. La cita del talentoso escritor español, pronunciada hace algunos años durante una visita a nuestro país, fue utilizada esta semana por Juan Luis Córdova, cuando se hizo entrega al Ministerio de Educación del libro Aprendizaje de la Lectoescritura, auspiciado por la USAID, a través del Proyecto de Reforma Educativa en el Aula. El texto fue elaborado con el propósito de apoyar a los docentes en la importante tarea de promover, enseñar y desarrollar la lectoescritura en sus estudiantes. Como señalan los autores, la lectura y la escritura son herramientas fundamentales para todas las personas a lo largo de sus vidas, pues aparte de disfrutar el placer de la lectura, les permite aprender de diversos temas y desarrollar destrezas de pensamiento crítico, imprescindibles para el ejercicio responsable de la ciudadanía. 

El libro, cuya presentación fue encomendada por los autores a la distinguida lingüista y educadora Guillermina Herrera, permite comprender la transición desde la lectoescritura emergente o prealfabética hacia la lectoescritura inicial, hasta lograr la lectoescritura establecida y la formación de lectores y escritores independientes o autónomos. El material realiza un análisis sobre la enseñanza-aprendizaje de la lectoescritura en contextos bilingües, ayuda a los maestros a reflexionar sobre su propia práctica y les brinda sugerencias metodológicas, herramientas para la evaluación y un banco de actividades para el aula. El libro será una valiosa adición al enorme esfuerzo realizado por el Mineduc, a través del programa Leamos Juntos, que entregó bibliotecas de aula a las escuelas preprimarias y primarias de todo el país.

Roberto Moreno Godoy