Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Mamma Mia!”

Un esfuerzo de chapines talentosos..

Seguramente no podría ser un crítico de arte y aún no encuentro dónde quedó guardado mi oído musical cuando nací. No soy, en absoluto, la persona indicada para comentar el asunto. Sin embargo, me atrevo a compartir algunas impresiones sobre Mamma Mia! Como señala su página de Internet, las tablas del Teatro Lux cobraron vida de nuevo con la historia de una madre, una hija, tres posibles padres y una boda que jamás será olvidada. Producciones Saravandah lanzó una adaptación de la obra este mes de agosto, bajo la dirección vocal de los talentosos Sofía Comparini y Alejandro Vidal, quienes también encabezaron un elenco de gran calidad. Atrás del esfuerzo estuvo el empeño de Patricia Rosenberg y Karina Flores, así como la labor de varios técnicos y especialistas. Aunque hubo pocas presentaciones de la obra, se pudo apreciar la entrega de un grupo de profesionales serios. Es meritorio reconocer su capacidad, energía y tenacidad para emprender un proyecto así. 

Aunque muchos ya conocíamos la obra o habíamos visto la película, el tiempo voló. No nos percatamos de lo rápido que transcurrieron más de dos horas de entretenimiento, entre la salida a escena de los actores y actrices, la destacada participación de madre e hija, la nota de humor inyectada por Flora Méndez y Karla Calvillo, así como la intervención de los tres probables papás, entre otros elementos. Con toda seguridad, el público logró guardar sus preocupaciones un rato y se aventuró a regresar al Centro Histórico para un momento de esparcimiento. Quiero referirme con un poco más de detenimiento a esto último. Llegamos temprano, pues habíamos quedado de juntarnos con unos amigos para ver la obra. Fue muy impresionante ver el teatro abarrotado desde temprana hora. También habrá sido satisfactorio para la producción y elenco el llamado a los presentes para que no dejáramos ninguna butaca vacía, para que todos los presentes encontrasen un lugar para sentarse. Pero estimo que lo que más les habrá llenado fue la energía con que salimos al finalizar las presentaciones. Era evidente quiénes de los que transitaban por la sexta avenida y por la 11 calle venían del teatro. Podía apreciarse a las personas con una sonrisa fija en sus semblantes. No cabe duda que necesitamos más oportunidades como esta, que nos permitan alejarnos de las inquietudes mundanas. Gracias a quienes enfrentaron el reto de lanzarse al agua para montar el espectáculo y brindarnos la posibilidad de disfrutarlo.

Roberto Moreno Godoy