Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Ciudadanía Agéntica”

La democracia no se sustenta en papeles, sino en acciones.

La Universidad del Valle organiza un acto cívico mensual que involucra a estudiantes, profesores, investigadores, autoridades académicas y personal administrativo. En esta ocasión, el mensaje fue dado por el decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Andrés Álvarez. Habló sobre un tema que calificó de importancia estratégica para el país: nuestra democracia. Hizo hincapié en que la creación de instituciones, gozar del derecho a la organización partidaria, la igualdad ante la ley y el ejercicio del voto no son suficientes para construir una democracia funcional e incluyente. Enfatizó que la ciudadanía es indispensable para lograrlo. Centró sus ideas en lo que el doctor Guillermo O’Donnell ha denominado “ciudadanía agéntica”, una en la que los ciudadanos ejercen sus derechos y obligaciones a plenitud, más allá de lo meramente formal o legal. Una práctica centrada en el involucramiento de las personas, que apuesta a los valores democráticos y al fortalecimiento del Estado y de sus instituciones. Insistió que el ejercicio de la ciudadanía no exige la afiliación a un partido político, ni lanzarse a un puesto de elección popular. Hay muchas acciones cotidianas que la consolidan. 

Resaltó cinco acciones clave para construir una práctica de la ciudadanía desde la agencia y la participación. (1) Mantenerse informados de los acontecimientos locales, nacionales y globales, buscando comprender nuestra realidad. (2) Participar a nivel local, involucrarse en las asociaciones estudiantiles o profesionales, en las juntas de vecinos o en los consejos de desarrollo; ayudar a transformar la realidad de nuestro entorno más inmediato, compenetrarse de los proyectos en marcha y buscar incidir localmente. (3) Perderle el miedo a la política y cambiar nuestra percepción sobre el quehacer de nuestros líderes y funcionarios; convertirse en dirigentes de movimientos sociales, servidores públicos, defensores de los derechos humanos o en directivos gremiales. (4) Salir de nuestra zona de confort, no caer en generalizaciones vanas y evitar alimentar más polarización, comprendiendo que las explicaciones fáciles no son necesariamente las correctas. (5) Finalmente, practicar una vida cotidiana centrada en los valores y principios de la ciudadanía; ser corteses al manejar, ceder nuestros lugares a ancianos, mujeres embarazadas y personas con necesidades especiales, poner la basura en su lugar, pagar nuestros impuestos cabales, cuidar de la infraestructura pública. Valiosa reflexión.

Roberto Moreno Godoy