Centro de publicaciones

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Sacarrín de integrales”

¿Qué nos convierte en maestros efectivos?

¿Cómo apoyar a las personas a lograr su pleno potencial? ¿Cómo prender la chispa de la curiosidad? ¿Qué despierta su interés? ¿Se responsabilizan los estudiantes por su formación? ¿Cómo relacionarnos mejor con las nuevas generaciones? ¿Entablamos puentes de comunicación que funcionan? ¿Contagiamos la pasión por nuestra profesión? ¿Aprendemos de nuestros errores? ¿Utilizamos bien los recursos a nuestro alcance? ¿Son significativas y pertinentes las actividades que planeamos? ¿Logramos tejer una auténtica comunidad de aprendizaje en nuestro salón de clase?

Estas son algunas de las preguntas que varios profesores universitarios plantearon como parte de un ciclo de innovación en el aula. El viernes pasado tuvieron la oportunidad de compartir las vivencias con sus colegas. De esta cuenta, matemáticos, biólogos, ingenieros, físicos, investigadores, pedagogos, músicos, lingüistas, filósofos, nutricionistas, farmacéuticos, químicos y científicos sociales se dieron cita para presentar sus innovaciones educativas. Mientras que unos ilustraron cómo trajeron a Chomsky y las estrategias de manipulación al salón de clase, otros mostraron líneas de tiempo, mapas mentales, guías para el diseño de un foro virtual y otros procesos, bitácoras filosóficas, sistemas naturales de tratamiento de agua, simuladores de banca, estudios de tiempos y movimientos, análisis de comprensión lectora y educación inclusiva. 

Entre Anthro plus, proyectos, el poder positivo de los negocios, aromaterapia que olía a menta y naranja, flipped classrooms, metodología de casos, iPads y celulares en la clase, journal clubs, la promoción eficaz del turismo en el Valle de Panchoy, TED talks, espaguetis de fresa, análisis cualitativo de medios de comunicación, maestros sombra, competencias, “sacarrines” de integrales, bioferia, “popples de temperatura y calor”, física y básquetbol, almidón de papa, suero de agua de mar, la ciencia de mejorar vidas, autobiografías, la rosca del primate, pajillas comestibles, solfeo mayor, “Guatethics”, misiones espaciales, microsatélites, construcciones de madera y rascacielos, la visita voló sin darme cuenta. Ingenio puro en acción. Fue muy estimulante ver tanto talento junto, en el afán de fortalecer su labor docente. La capacidad en su campo de especialización fue nutrida por un genuino interés en sus estudiantes. Resultó siendo una magnífica forma de festejar el Día del Maestro. Su ejemplo se constituye en un modelo a seguir.