Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Khan Academy”

Una educación de clase mundial al alcance de todos.

Cuando se examina el Currículo Nacional Base, vigente para todos los establecimientos educativos, uno se percata que lo que se espera que aprendan los niños, niñas y jóvenes guatemaltecos se equipara a lo que otras naciones plantean. Refleja en buena medida lo que especialistas y empleadores han identificado como los conocimientos y destrezas para el siglo XXI. Sin embargo, basta visitar algunos centros educativos para confirmar que lo plasmado en el papel no ha trascendido al salón de clase. De ahí deriva la permanente discusión sobre la importancia de la capacitación docente, del uso efectivo del tiempo en la escuela y del acceso a libros de texto y materiales educativos de calidad. También surge la inquietud por el tiempo que tomará, bajo las limitaciones imperantes, plazos acostumbrados y esquemas convencionales, cerrar la brecha para que todos los estudiantes tengan acceso a condiciones que favorezcan su aprendizaje. Todo ello invita a repensar la manera de hacer las cosas. 

El Blog de Preal compartió hace poco el acelerado crecimiento que ha tenido la Khan Academy (https://www.khanacademy.org), incursionando ahora también en áreas hispanohablantes, gracias a la traducción al español de una fracción considerable de sus programas. Esta enorme plataforma virtual, fundada en 2009 por Salmón Khan, un graduado de MIT, proporciona miles de videos educativos sobre temas muy diversos. Ha tenido un desarrollo vertiginoso, recibiendo en la actualidad a cerca de seis millones de visitantes en línea por mes. En su sitio web, la Khan Academy se autodefine como una organización rumbo a la misión de proporcionar a cualquier persona una educación de clase mundial. Para lograr este cometido, todos los recursos son gratuitos y de fuente abierta, indistintamente de si se trata de un profesor, estudiante, niño, joven o adulto. Como señala el Preal en su blog, más allá de los criterios de los promotores de la iniciativa o de sus críticos y detractores más severos, la Khan Academy está obligando a los educadores a repensar el modelo de enseñanza tradicional. En nuestro caso, reconocemos que el modelo que empleamos ha sido fallido y que debemos introducir cambios. Aportes como este, utilizados con discernimiento y con una guía adecuada, pueden favorecer que el currículo esperado se materialice en el aula.

Roberto Moreno Godoy