Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Las 158 voces a favor de la educación”

El Congreso debe ejercer un liderazgo distinto.

“Las escuelas que fracasan minan el crecimiento económico, la competitividad, la cohesión social y la habilidad para llenar posiciones en instituciones vitales para la sociedad. Los problemas que plagan los centros escolares no solo amenazan la seguridad nacional, sino el liderazgo del país”. Lo anterior fue señalado por Condolezza Rice, exsecretaria de Estado de Estados Unidos de América y profesora de la Universidad de Stanford, en una conferencia organizada hace poco en dicha casa de estudios (http://edpolicy.stanford.edu/ ). Rice calificó a la reforma educativa como uno de los más grandes desafíos de seguridad nacional. Resaltó que las desigualdades en educación están dividiendo al país en dos poblaciones, la de aquellos capaces para encarar los retos de la economía moderna y la de quienes no lo están. Hizo ver que una buena educación, que promueve tanto las artes como la ciencia, no solo logra su cometido, sino inspira innovación, ingenio y creatividad. Señaló que para muchas personas es fácil no preocuparse de los problemas educativos, en especial si los mismos no afectan de manera directa a su distrito escolar o a sus familias, pues no alcanzan a comprender las implicaciones más profundas de una buena educación para el bienestar de las comunidades y para el futuro del país.

En disonancia con estas ideas, el sábado algunos medios informaron sobre una iniciativa de ley presentada por varios diputados, que estipula modificaciones parciales a la Ley de Educación. La misma hace caso omiso del prolongado debate sobre reforma docente y pareciera buscar que se mantenga el statu quo, para que las carreras de diversificado, entre ellas la de magisterio, no sufran ninguna modificación. No cabe duda que la educación nacional requiere transformaciones profundas, que enfrentarán muchos detractores. Es inaudito que se pretenda colocar candados a reformas urgentes y necesarias para el sistema educativo. De ser aprobada una iniciativa de esta naturaleza, no solo se pondría en entredicho las funciones que corresponden al Ministerio de Educación, como ente rector del sistema, sino que nos mantendría amarrados a condiciones que frenan nuestro progreso. Anhelamos contar con 158 voces comprometidas y responsables en el Organismo Legislativo, que comprendan los desafíos, ayuden a impulsar los cambios, concilien las discrepancias, construyan a partir de los puntos en común y promuevan un auténtico pacto social a favor de una educación de calidad.

Roberto Moreno Godoy