Centro de publicaciones

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“¿Qué lo hace feliz?”

El vaso está medio lleno.

Mi familia. Estar cerca de Dios. Estudiar. Pasar tiempo con mis seres queridos. Mis amigos. La salud. Ser líder. Mis papás. Ser yo mismo. Quienes me rodean. Disfrutar cada día. Compartir mis sueños. Trabajar en lo que me gusta. Mis hijos. Aprender cosas nuevas. Servir a los demás. El rostro de las personas amadas. El éxito de nuestros pequeños. Recibir una felicitación por la labor bien hecha. Mis compañeros de trabajo. Lograr mis objetivos. Contribuir con mis experiencias y conocimientos. La luz del Sol. Amar al prójimo. Seguir deseando hacer bien las cosas. Los deportes. Mi pareja. Comer sano. Desarrollar cada papel de mi vida con pasión. Dar clases. Conservar la ilusión. Emprender algo nuevo. El rostro de los estudiantes cuando descubren algo. Confiar en la bondad de las personas. Poder ver el vaso medio lleno. Dedicar tiempo de calidad a quienes quiero. Tener la oportunidad de ser mejor. Corregir mis errores y cambiar. Ver a las personas alcanzar sus metas y sueños y haber aportado para ello. Gozar de equilibrio. Vivir con intensidad. La construcción de mi hogar. Superarme como ciudadano. Sentirme en la misma frecuencia que las personas que quiero. Ser un agente de cambio. Saber que iré al concierto de Arjona. Los pequeños detalles de la cotidianeidad, que nutren mi existencia. Sentir paz conmigo mismo. Ayudar a formar buenas personas. Reír. Mantener relaciones cordiales, de cooperación y respeto.

¿Qué le causa felicidad? El miércoles temprano escuchaba la radio, cuando el locutor mencionó que era el Día Internacional de la Felicidad. Nunca antes había prestado atención a esta fecha. Sin embargo, el anuncio enmarcó el resto del día de una manera especial. Estamos prestos a criticar algo, a censurar a los demás o a quejarnos de dolencias y problemas. Los titulares de prensa privilegian las carencias, la sangre y el conflicto, acondicionándonos a pasar por alto las buenas noticias. Con el apoyo de algunas diligentes colaboradoras, indagamos con varias personas qué les provocaba felicidad. Lo señalado arriba apenas refleja algunas de sus respuestas. El simple hecho de hacer la pregunta despertó en ellos una sonrisa y sacó una chispa en sus miradas. Ojalá tuviéramos más oportunidades para recordar lo que nos mueve el suelo y nos hace ser felices. Solo así daremos prioridad a lo que realmente vale la pena. ¿Qué le hace sentirse pleno? ¿Qué le trae a usted alegría a su vida? Téngalo presente hoy. ¡Feliz día!