pic
pic
pic

Centro de publicaciones

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Día de la Mujer”

Se reconoce trayectoria de tres científicas extraordinarias.

El 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer.  Poco más de un siglo atrás, en 1911, se realizó por primera vez una actividad afín, exigiendo para las mujeres el derecho al voto, a ocupar cargos públicos, al trabajo, a la formación profesional y a no ser discriminadas en el trabajo. Desde entonces, ha pasado agua bajo el puente, pero aún resta mucho por hacer para lograr que las mujeres tengan similares oportunidades y condiciones que los hombres en Guatemala y en el resto del mundo.  Basta con analizar algunos datos del país, como los de educación, para percatarse que las mujeres, en especial las indígenas y del área rural, se encuentran entre la población más vulnerable. Sin embargo, el impacto de que las mujeres posean mayor escolaridad se traduce en mejores indicadores de nutrición, salud y bienestar de sus familias.  Por ello, no es casualidad que el lema del Programa Eduquemos a la Niña haya sido “Niña Educada, Madre del Desarrollo”.

 

La conmemoración se aprovecha para reflexionar respecto de la situación de las mujeres y se exalta la labor realizada por algunas de ellas en distintos ámbitos de la vida nacional e internacional. Como parte de dichos festejos, la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de Guatemala y la Universidad del Valle reconocieron la meritoria trayectoria de tres científicas extraordinarias.  La primera de ellas es la doctora Elfriede Poll, experta en botánica y directora del Herbario de la UVG, quien fue seleccionada por la Red Interamericana de Academias de Ciencias para figurar en el primer libro sobre las mujeres más prominentes de ciencia en el continente. La segunda es la doctora Marion Popenoe Hatch, distinguida arqueóloga de dicha casa de estudios, quien fue acreedora el año pasado a la Medalla Nacional de Ciencia y Tecnología, principal reconocimiento que se ofrece a un científico en Guatemala.  Finalmente, la tercera es la doctora Mónica Orozco, directora del posgrado en Tecnología de Alimentos y Gestión de la UVG, reconocida por la Academia de Ciencias de Países en Vías de Desarrollo como la científica joven del año. Estas talentosas mujeres servirán de inspiración a muchas generaciones de investigadores. Cada organización puede hacer lo propio y reconocer los aportes de sus integrantes.  En el caso de Del Valle, ellas tres representan con orgullo a las mujeres de dicha universidad, quienes constituyen la mitad de su población estudiantil y de colaboradores.