Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Caja de Sorpresas”

Llegan libros a todas las escuelas del país.

Pocos minutos antes de las ocho de la mañana. La plaza central de Nahualá lucía más ajetreada que de costumbre. Un grupo de alumnos correteaba en el parque, en tanto daba inicio la ceremonia. Frente a la municipalidad, un camión blanco era foco de atención. Junto al vehículo estaban autoridades educativas y unos cuarenta maestros del municipio, listos para ayudar a descargarlo. Ante la expectativa de todos, por fin se abrió la compuerta para mostrar el contenido del camión: pilas y pilas de cajas plásticas amarillas, rojas, anaranjadas, verdes y azules. Como diligentes hormigas, los maestros fueron cargando de una en una las 323 pesadas cajas, debidamente rotuladas, para llevarlas al centro de acopio, ubicado en la supervisión educativa. Las cajas contenían diversos títulos seleccionados con esmero por el Ministerio de Educación para las bibliotecas de aula de todas las escuelas del municipio. No cabe duda que la algarabía estaba más que justificada. Bastaba ver los rostros iluminados de niños y adultos. Cuatro cajas fueron llevadas a la plaza, para ser entregadas simbólicamente a la directora de la escuela urbana.  Cuando se destapó la primera caja, los niños y niñas se abalanzaron sobre los libros.  Era palpable su interés.  La foto de todos ellos, alzando los libros en señal de júbilo fue muy elocuente.  Pero más fue la imagen del niño que no resistió a que se terminara de tomar la foto para comenzar a hojear el libro en sus manos, La Niña y la Anguila  y luego comentarlo con entusiasmo con su vecino. También fue emotivo ver a los pequeños ayudar a su maestro a portar la caja de libros para su escuela. Era una procesión impactante.

No cabe duda que seleccionar cientos de títulos, adquirirlos y ordenarlos para ser incluidos en una de esas cajas de color enviada para una escuela en particular habrá sido una tarea titánica.  Sin embargo, como bien señaló el profesor Manuel de Jesús Tahay, alcalde de Nahualá, el trabajo apenas comienza, pues ahora toca a todos lograr que los libros sean leídos y disfrutados en todas las comunidades educativas, como un insumo de gran valor para el aprendizaje.  Ese mismo día la historia de festejo se replicó en varios sitios. 1,557 cajas de sorpresas llegaron a todos los municipios de Sololá. En los próximos días habrán llegado a la totalidad del territorio nacional. Con ello, el Programa Nacional de Lectura nació con libros, con ilusión, con pensamiento, con fuerza y con un corazón robusto.  ¡Enhorabuena por ello!


Roberto Moreno Godoy