Centro de publicaciones

pic
pic
pic

Publicación semanal El Periódico

Publicaciones anteriores

 

“Tengo un Sueño”

Un llamado a la conciencia.

Hace medio siglo, el monumento a Abraham Lincoln sirvió de marco para un mar de personas que escucharon el emblemático discurso de Martin Luther King Yo tengo un sueño ‘I Have a Dream). En la afamada manifestación a favor de empleo y libertad, realizada en agosto de 1963 en la ciudad de Washington, D.C., King urgió al país a comprometerse de corazón con la democracia, mediante un mensaje centrado en la necesidad del cambio y en el potencial que siembra la esperanza. Hizo un llamado a sus conciudadanos a romper las cadenas de la discriminación y de la segregación. Mencionó que estaban reunidos en la capital de dicha nación, precisamente en ese sitio tan significativo, para cobrar el cheque que los arquitectos de la república habían escrito en las palabras de la Constitución y de su Declaración de Independencia. Un pagaré que contenía la promesa a todos los hombres y mujeres, sin distinción alguna, que sus derechos inalienables a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad serían garantizados. Les hizo ver que hasta dicho momento ese cheque había sido devuelto por no poseer fondos suficientes, pues la promesa no había alcanzado a todas las personas, y señaló que se negaba a creer que el banco de la justicia estuviese quebrado. Recalcó que no quedarían satisfechos hasta que “la justicia corriese como las aguas y la moralidad como un río poderoso”. Así, con gran elocuencia, describió el sueño de una nación incluyente, próspera y tolerante, que acogería a todos sus hijos con igualdad, uno que mostrase a una sociedad donde las personas fueran juzgadas no por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter. Finalmente, les instó a tener fe, “para transformar las disonancias cacofónicas de su nación en una bella sinfonía de fraternidad”. Una fe que posibilitara que la libertad resonara en cada pueblo y en cada aldea. 

Ayer fue inaugurado el Festival de Arte I Have a Dream que la Embajada estadounidense, con la colaboración del Instituto Guatemalteco Americano y la Universidad del Valle han organizado para conmemorar las bodas de oro del valioso aporte de Martin Luther King. El arte, en todas sus expresiones, es un excelente vehículo para alcanzar un mejor entendimiento entre los pueblos, las personas y las culturas. De esta cuenta, el festival servirá como una oportunidad única para que muchos jóvenes compartan sus visiones y experiencias y, ante todo, para que reflexionen sobre la esencia del discurso Yo tengo un sueño.

 

Roberto Moreno Godoy