Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


“¿Conectados o desconectados?

Con el mundo por delante…

¿Cuál es la imagen que primero viene a su mente de los más jóvenes? La que recordé yo fue la de la jovencita con quien me crucé ayer en las gradas, quien escribía un mensaje de texto con gran destreza, mientras bajaba con prontitud las escaleras. Me sorprendió la forma en que las yemas de sus dedos volaban sobre el diminuto teclado del teléfono cuando caminaba a su destino. ¿Cómo logran hacer tantas cosas a la vez con tanta eficiencia? Siempre están “en línea”. Su pericia para el manejo del iPod, iPad, celular, laptop, Twitter, Facebook y Skype, entre varios aditamentos y aplicaciones, nos hace pensar que todo el tiempo están conectados. Les basta un instante para comunicarse con quien desean, para lidiar con la tecnología más complicada y para encontrar la respuesta justa para la información que se necesita. Todo ello pareciera indicar que cuentan con herramientas de valor para desempeñarse en un mundo cambiante y globalizado. 

 

¿Será esto suficiente para una adecuada inserción al mundo del trabajo? ¿Qué habilidades se requieren? Contrario a esa imagen de estar “siempre conectados”, un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo realizado en varios países de América Latina presenta otra arista. “Desconectados: habilidades, educación y empleo en América Latina”, hace ver que existe un desacople entre las habilidades con que cuentan los egresados del sistema educativo y las que demanda el mercado, lo cual no favorece su inserción laboral exitosa. El estudio, que dio seguimiento a gente joven recién incorporada a la fuerza de trabajo y a los empleados recién contratados, muestra que además de la formación académica tradicional, los empleadores esperan que los jóvenes posean habilidades socioemocionales, tales como la capacidad de trabajar en equipo, el juicio crítico, la responsabilidad y la resolución de problemas. La investigación invita a una reflexión sobre el tipo de educación y destrezas que se necesitan. Ello es determinante, pues como indica el estudio, si los más jóvenes que se incorporan al trabajo no están preparados para asumir sus funciones, sus esfuerzos no contribuirán efectivamente al éxito de sus economías y sociedades. El futuro del mundo está en los jóvenes. Un nuevo desafío es lograr que eso que los hace estar “en línea”, se sume a las demás destrezas que les permitan estar plenamente conectados.

 

Roberto Moreno Godoy