Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


“Reloj Suizo”

Nuestras escuelas: fuente de orgullo.

La escuela de la Aldea La Prosperidad, como el resto de las escuelas oficiales de Guatemala, funciona con toda normalidad y precisión. Bien podría decirse que es el prototipo del principal orgullo chapín: nuestros centros educativos. Todos los niños y niñas de la comunidad ingresan a la preprimaria y permanecen en la escuela hasta concluir la primaria. De ahí migran al INEB, al instituto por cooperativa o a la telesecundaria local para el ciclo básico. Ya es considerable el número de jóvenes que han optado por seguir adelante, hasta graduarse de la secundaria e ir luego a la universidad. Los padres de familia participan con entusiasmo en las actividades de la escuela, pues están convencidos que deben apoyar al director y a los maestros para que todo marche bien. Se han involucrado en la definición del proyecto escolar, que plantea muy bien los planes y proyectos del centro. Lo que los estudiantes hacen no solo es pertinente, pues responde a sus intereses, necesidades y problemas, sino que desarrolla sus competencias para aprender por sí mismos y funcionar en contextos diversos y cambiantes. Los frutos del programa de lectura son palpables. Un breve intercambio con los alumnos basta para percatarse del orgullo que sienten por su escuela, de su mente inquisidora, de su deseo de superación y de la vivencia del respeto, el civismo, la interculturalidad, la responsabilidad y la búsqueda de la calidad que, entre otros valores, están plasmados en el código de ética de la escuela.

 

Los resultados de las pruebas de matemática y lenguaje llegaron hace pocos días. Al igual que en ocasiones anteriores, los niveles de logro fueron sobresalientes. La generalidad de los niños y niñas demostraron dominio en los aspectos evaluados. Los maestros no cabían en sí mismos del orgullo. Estos resultados son apenas un indicio del enorme trabajo que emprendieron tiempo atrás para garantizar una buena educación para todos. En octubre pasado recibieron su diploma los últimos maestros que concluyeron la profesionalización docente y los nuevos maestros que se incorporan a la escuela ya poseen título universitario. Sus aulas, que favorecen el aprovechamiento óptimo del tiempo, están centradas en los alumnos, denotan un manejo integrado de la tecnología y evidencian una visión moderna de la educación. Son el mejor testimonio de su visión y esfuerzo. Bien podría decirse que las escuelas guatemaltecas funcionan como reloj suizo. ¿Deseo de fin de año? Yo no pierdo la ilusión. ¿Usted?


 

Roberto Moreno Godoy