Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


Atitlán se puede salvar

¡El lago exige acciones contundentes!

Los guatemaltecos nos enorgullecemos del Lago de Atitlán como uno de nuestros más valiosos tesoros. Dado este significado tan especial en nuestras vidas, estamos consternados por su rápida degradación, que se hace palpable, sobre todo, luego de cada florecimiento de cianobacteria. Los resultados de las investigaciones realizadas por la Universidad del Valle y otras instituciones confirman el deterioro del cuerpo de agua, ocasionado por la descarga de aguas negras, manejo inadecuado de agroquímicos, incremento de sedimentos y la erosión. Mientras los desechos siguen siendo arrastrados por las vertientes de los ríos hacia el lago, el problema será cada vez más agudo. Es evidente que su recuperación exigirá un enorme trabajo de todos. No se trata solamente de la decisión e involucramiento de autoridades, sino de una acción comprometida de todos los sectores y de todas las personas. 

 

Este domingo, como testimonio del urgente empeño ciudadano que se requiere, se inaugurará la planta de tratamiento de Santa Catarina Palopó, la cual es producto de una iniciativa privada, pero de beneficio público. Un grupo de vecinos del mencionado municipio, bajo el liderazgo de Billy Bickford, conformaron la junta directiva de Bahía Santa Catarina Palopó, dentro de la Asociación de Amigos del Lago de Atitlán. Cuando comenzaron a trabajar por esta causa se propusieron ayudar a los damnificados de la tormenta ‘Agatha’ y construir una planta para el tratamiento de las aguas grises que genera la población y que hasta ahora se iban directo a contaminar el Lago. Para esto último, se buscó las mejores opciones tecnológicas, se consiguió la asistencia técnica apropiada, se hizo un inventario de las redes existentes y se estudió detenidamente la situación. Una vez comprendido el problema e identificada la estrategia de solución, se reunió a varios vecinos de la bahía para obtener fondos para comprar el terreno y construir la planta. Se socializó el proyecto con hoteleros, comercios, autoridades municipales, Cocodes, el MARN, la oficina de la Presidencia y Conap. Finalmente, gracias a la perseverancia y tenacidad de este grupo de guatemaltecos, se logró hacer y operar dicha planta de tratamiento que ayudará a mitigar el problema. El ejemplo debe inspirar a otros grupos a seguir sus pasos y estimular la actuación del gobierno central y de las autoridades locales a redoblar esfuerzos. Iniciativas como esta ayudarán a salvar el lago más bello del mundo.

 

Roberto Moreno Godoy