Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


Hallazgo en “La Corona”

Estudiante de UVG descubre pieza vinculada al B’aktun 13.

El Proyecto Regional Arqueológico La Corona (PRALC), dirigido por los arqueólogos Marcello Canuto, de la Universidad de Tulane, y Tomás Barrientos, de la Universidad del Valle de Guatemala, se creó en 2008 para contribuir a la investigación y protección del patrimonio cultural y natural del noroccidente de Petén. Su principal antecedente se dio en los años sesenta, cuando varias esculturas mayas del período clásico, de gran belleza y calidad, fueron saqueadas y luego adquiridas por coleccionistas de todo el mundo. Su existencia no pasó desapercibida por los investigadores, quienes iniciaron la búsqueda de su ciudad origen, llamándola “Sitio Q”. La búsqueda del lugar duró cuatro décadas, hasta que finalmente se demostró que se trataba del sitio arqueológico llamado La Corona y que antiguamente se llamaba Sak Nikte’. Aunque La Corona se identificó inicialmente en 1998, no fue sino hasta 2005 que se demostró su asociación con el Sitio Q mediante el descubrimiento de dos bellos paneles de piedra. 

 

Este año, la expedición a La Corona, ubicada en el Corredor Biológico de la Reserva de la Biosfera Maya en el municipio de San Andrés, que incluyó a un grupo de arqueólogos y a más de veinte estudiantes, generó gran expectativa. La estudiante avanzada Jocelyne Ponce, próxima a graduarse como arqueóloga en la Universidad del Valle, realizaba un estudio sobre la ocupación de un edificio del sitio cuando descubrió una escalinata jeroglífica, que contiene el texto maya más largo que hasta ahora se ha encontrado en Guatemala y uno de los más significativos en la epigrafía maya en las últimas décadas. El texto, de más de 1,300 años de antigüedad es una nueva referencia al B’aktun 13, que vuelve a poner de manifiesto que “en tiempos de crisis, los antiguos mayas usaron sus calendarios para promover mensajes positivos y no para predecir apocalipsis. La inscripción sobre el bloque de piedra en la escalinata es la segunda referencia conocida del final del B’aktun 13, una fecha del Calendario Maya de la Cuenta Larga que ocurrirá este 21 de diciembre, que ha sido erróneamente asociada al fin del mundo. El descubrimiento es muy significativo, no solo por haberse dado justamente en este año trascendental y como un testimonio de la meritoria labor realizada por el Ministerio de Cultura y Deportes, las universidades involucradas y PACUNAM, sino como un estímulo a la labor de campo que realizan las futuras generaciones de profesionales.

 

Roberto Moreno Godoy