Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


Actitudes ante el aprendizaje

Nuestra manera de encarar el mundo hace una gran diferencia.

La actitud está definida como la forma de actuar de una persona, su comportamiento para hacer las cosas. Se refiere, también, a un sentimiento a favor o en contra de un objeto social, el cual puede ser una persona, un hecho o cualquier producto de la actividad humana. En este sentido, las actitudes influyen directamente en la capacidad de aprender de las personas. Aunque las variables que condicionan el rendimiento académico son varias, las actitudes de los estudiantes y del profesor tienen un enorme peso en la educación. A veces encontramos estudiantes con mucha habilidad, talento y destrezas para cumplir lo cometido, pero con poco interés y dedicación al estudio. Por el contrario, también hay estudiantes que enfrentan grandes dificultades o con una base débil, pero dedicados y perseverantes, con mucha claridad en lo que quieren alcanzar. A pesar de sus marcadas diferencias, no sorprende saber que, en muchos casos, quienes obtienen mejores rendimientos son los segundos, pues sus actitudes favorecen la consecución de las metas que se han trazado. Esto es algo que debe contemplarse en todo proceso educativo.

 

Los resultados obtenidos en el salón de clase están sujetos a diversos factores. Sin embargo, son las personas quienes tienen la última palabra. Un estudiante positivo y tenaz, consciente tanto de sus limitaciones como de sus fortalezas, y dispuesto a hacer frente a los obstáculos que encuentre en su paso, tiene una alta posibilidad de triunfar. Aunque esté con un profesor que no es de su pleno agrado o esté cursando una asignatura que no le interesa plenamente, si no se tiene una actitud favorable, la persona puede bloquearse a sí misma la oportunidad de lograr un aprendizaje significativo. De igual manera, la visión del docente es determinante para el éxito. Un maestro que ingresa al salón de clase con la expectativa de que todos sus estudiantes aprenderán y dispuesto a dar lo mejor de sí mismo para lograrlo, hace una inmensa diferencia. Los educadores tienen esa oportunidad inigualable de enseñar con el ejemplo. Debemos recordar que una actitud adecuada es recomendable no solamente para el aprendizaje, sino ante la vida en sí misma, pues esa buena disposición nos puede abrir muchas puertas y contribuir a nuestro bienestar.

 

Roberto Moreno G. y Denise Pemueller de García