Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


Motor de búsqueda

Solo permitámonos soñar con una educación digital.

The Chronicle of Higher Education publicó un artículo sobre Sebastian Thrun, afamado profesor de computación de la Universidad de Stanford, quien anunció hace poco su retiro de la prestigiosa institución, luego de haber logrado organizar un curso en línea para miles de personas. La nota resalta su decisión de dejar una posición garantizada para lanzarse a una idea novedosa, que contempla transformar la forma de hacer las cosas en educación y así beneficiar a más personas.

Pretende ofrecer cursos en línea, a un costo bajo, de forma tal que se pueda enseñar a más de 500 mil estudiantes de todas partes del mundo de un solo. Esta inquietud surgió luego de que Thrun decidiera utilizar videos muy sencillos como una alternativa para su clase. Rápidamente notó que una parte considerable de sus 200 estudiantes migraron a los videos, porque podían ir a su propio ritmo. Esto le hizo cuestionar la efectividad de las prácticas convencionales.

Su experiencia y la posibilidad de incorporar las modernas herramientas interactivas que ofrece la red, hicieron que Thrun se propusiera crear un curso en línea que recrease la intimidad de un tutorial uno a uno. Para probarlo armó uno sobre inteligencia artificial, en el que más de 160 mil estudiantes participaron. Después de esto, ya no se puede imaginar a sí mismo seguir dando clases de la misma forma en que se viene haciendo desde hace mil años. El ejercicio le mostró el potencial de la educación digital. Por esta razón se despidió de Stanford y fundó con otros socios “Udacity”(www.udacity.com). Su primer ejercicio arrancará pronto, cuando ofrezcan el curso en línea “Construyendo un Motor de Búsqueda”. Esperan medio millón de estudiantes, muchos de los cuales no tendrán conocimientos previos en programación.

La noticia llama la atención por varias razones. Abre la posibilidad de que miles de estudiantes tengan acceso a los mejores profesores, permitiendo que la educación superior sea de calidad y de bajo costo. También nos interesa como nación. Una reforma educativa de esta naturaleza puede permitirnos dar un salto cuántico. Si logramos establecer un plan educativo coherente –debidamente contextualizado para respetar nuestra diversidad cultural–, elaborar programas para los diferentes niveles educativos, capacitar a los maestros, facilitar el acceso a Internet en todo el país y equipar las escuelas, la iniciativa podría volar. Ya con esto, nuestros estudiantes, sus familias y sus maestros no tendrían límites y tendrían una ventana al resto del mundo. Solo permitámosles soñar.

 

(*) Estudiante, Maestría en Docencia Superior UVG

Por Roberto Moreno Godoy