Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


De regreso a clases

Nuestras vidas giran en torno a la educación.

Comenzó otro año y la dinámica en nuestras casas y avenidas dio un giro súbito. Desaparecieron los adornos, se esfumaron los olores característicos de la Navidad y comenzó una bulla distinta, provocada por las carreras de quienes han iniciado labores o se preparan para el inicio de clases. Muchas familias, que aún cuentan con miembros en edad escolar, iniciaron la cuenta regresiva y buscan ingeniosamente cómo adquirir las extensas listas de útiles. Entre tanta cosa, la segunda parte del aguinaldo se desvanecerá tan rápido como el aroma de la manzanilla. Hay una percha con las cuentas de diciembre y los gastos de este mes siguen acumulándose, esperando que los bolsillos den de sí para hacer frente a tantos compromisos. Los pocos guatemaltecos que se graduaron de la secundaria y que se agenciaron de medios para seguir estudiando, se aprestan para ir a la universidad. Otras familias, cuyos hijos todavía son muy pequeños, comenzaron la romería para intentar inscribirlos en el establecimiento de su preferencia. Esta semana una joven madre me comentó que ahora "Sí estaba estresada". Describió la angustia que experimentan quienes enfrentan esta situación. Su pequeño, de apenas 3 años, deberá superar múltiples pruebas para ingresar a uno de los centros que reúnen las cualidades que buscan y que pueden pagar. Los papás están dispuestos a llenar todo requisito, pues reconocen que esta decisión marcará el futuro de sus seres más queridos. La educación tiene esa fuerza peculiar, que marca nuestras vidas. Muchas otras decisiones, incluyendo nuestro empleo, horario de trabajo, amistades, pasatiempos y lugar de residencia terminan estando supeditadas a ella. Estamos anuentes a asumir el costo de oportunidad que conlleva enviar a nuestros hijos a la escuela. ¿Qué nos mueve a invertir tanta energía y recursos en algo así? ¿Por qué es esta una inversión que vale la pena? Solamente puedo pensar en el mensaje que siempre recibí de mis padres, quienes insistían que la única herencia, la más segura y la más perdurable, era la educación que pudieran brindarnos. Creemos firmemente que una buena formación transforma a las personas y el destino de sus comunidades. Las familias hacen grandes sacrificios y relegan muchas otras necesidades a un segundo plano para que sus hijos puedan educarse. Por ello, su participación permanente en la toma de decisiones sobre aspectos de la educación de sus hijos no solo debe anticiparse, sino ser promovida. No hay nadie que se interese más que ellos en que los centros educativos ofrezcan un servicio de calidad, que garantice los réditos esperados. Una buena educación genera gran impacto y permite a las personas trascender. 

 

 

Por Roberto Moreno Godoy