Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


¿Cuál será la agenda educativa?

El nuevo gobierno aún no explica con claridad que objetivos persigue en materia de educación.

Se avecina el momento de actuar. El Presidente y la Vicepresidenta electos se enfrentarán a muchos desafíos para atender los múltiples problemas del país, cuya solución recaerá en buena medida sobre sus hombros en los próximos cuatro años. Puedo imaginar su consternación al abrir cada mañana los periódicos, sabiendo que buena parte de esas noticias marcarán sus agendas futuras. Desde ya, la ciudadanía y la comunidad internacional seguimos de cerca sus pasos, prestando atención a sus decisiones y acciones. Confieso que quisiera verles pronunciarse con más fuerza e interés sobre el tema de educación. Aunque comprendo que otros aspectos, como la seguridad, la nutrición y la transparencia, son de gran relevancia, estoy convencido que el progreso de Guatemala dependerá de nuestra capacidad para garantizar a toda la población una educación pertinente y de calidad. Nuestros indicadores educativos denotan que tenemos un duro camino por recorrer, lo cual no solo exige contar con un claro plan de vuelo, sino afianzar alianzas intersectoriales e impulsar estrategias que permitan alcanzar las metas propuestas. Esta semana la Gran Campaña Nacional por la Educación presentó resultados preliminares de la auditoría social realizada en una muestra de 528 escuelas del país. Los datos confirman que aún existe un déficit de cobertura, que la inversión en el sector es insuficiente, que la infraestructura escolar es inadecuada y que los programas de apoyo no llegan oportunamente a las escuelas, ni en las cantidades necesarias. Sin embargo, uno de los aspectos que más aflige es la débil calidad de la educación. Nuestros niños y niñas tienen resultados pobres en las pruebas de matemática y lenguaje, pero preocupa todavía más el desempeño de sus maestros. En esta ocasión, se aplicó a los maestros las mismas pruebas que tomaron sus alumnos y, en promedio, lograron responder correctamente solo un 80 por ciento de los contenidos. Esto implica que no dominan los conocimientos básicos que enseñan a los pequeños de primero y tercer grados de primaria. Esto es inadmisible. Los resultados confirman la urgente necesidad de avanzar en la profesionalización docente y en transformar la formación inicial de los futuros maestros. En la mayoría de países del continente los profesores van a la universidad y su nombramiento y compensación dependen de dicha formación. Esto no puede postergarse más en Guatemala. Los cambios no pueden esperar más y la factibilidad de concretarlos dependerá de la prioridad que Pérez Molina y su equipo de gobierno le den al asunto.

Por Roberto Moreno Godoy