Universidad del Valle de Guatemala
18 avenida 11-95 zona 15
Vista Hermosa III
Guatemala, Guatemala. 01015

PBX: (502)(502) 2507-1500

Consulte los números directos »

Correo electrónico: info@uvg.edu.gt

¿Sugerencias?






Columna de opinión publicada en ElPeriódico


Pacto por la educación

Las negociaciones preelectorales son delicadas.

 

Cerca de 80 de días de clase, amenaza permanente de paro, planta central del Mineduc tomada por los maestros por varias semanas: hay mucho de qué hablar y varias respuestas pendientes, pero la educación no genera votos. Hace algunos meses, Jeffrey Puryear, Codirector del Preal, comentó acerca de la dificultad que enfrentamos para propiciar una auténtica demanda social por una educación de calidad. Muchos gobernantes encuentran pocos réditos políticos en la educación, pues se trata de una inversión muy costosa y los resultados no se aprecian en el corto plazo. Esto representa un dilema, pues no parece tener pies ni cabeza embarcarse en un complicado proceso de reforma educativa, que implicará grandes inversiones y no traerá ningún beneficio inmediato evidente. Además, los costos trascienden el dinero, pues las transformaciones que requieren los sistemas educativos implican enfrentar a sindicatos y a otros grupos de poder, quienes muchas veces se oponen a los procesos de cambio. Por ello, ante la debilidad de los partidos políticos y la falta de un consenso nacional, la negociación con estos grupos termina afianzando el estatus quo o atando de manos a los aspirantes a la presidencia y a sus equipos de trabajo. Esta semana observamos cómo los candidatos a la Presidencia visitaron la sede de la Asamblea Nacional del Magisterio para manifestar su respaldo al sector y firmar acuerdos. La escena es común en estas épocas. Es recurrente ver a los candidatos presidenciales sentados bajo los reflectores y siendo presionados a comprometerse a hacer y a dejar de hacer varias cosas. Sin embargo, estos encuentros fugaces no viabilizan un debate profundo sobre la educación nacional, ni favorecen la suscripción de compromisos por ambas partes. Dada la difícil situación del sector, no es suficiente insistir solamente en la estabilidad laboral, los incrementos salariales y la gratuidad de la educación. Se debe reflexionar sobre cómo brindar un mejor servicio a los niños y jóvenes. ¿Qué le corresponde hacer a cada quien? ¿Cómo trabajar juntos a favor de la educación? Los acuerdos en la antesala de elecciones son peligrosos. En la anterior contienda vimos cómo se pactó el cierre del Pronade y el fin de la autogestión, sin que la negociación haya contemplado estrategias alternativas para fortalecer la educación rural, la cual se encuentra hoy más abandonada que nunca. Los líderes políticos no deben dejarse llevar por el espejismo de un “matrimonio feliz” con ningún grupo o sector, manejarse con prudencia y no comprometer anticipadamente su gestión. La prioridad del próximo mandatario debe ser el garantizar a la población el acceso a una educación pertinente y de calidad.

 

Por Roberto Moreno Godoy