Proyecto: Cambios Globales y Café

Resultados


Estrategias efectivas de adaptación  y reducción  de riesgos ante estrés por cambios económicos y climáticos:
Lecciones de la crisis del café en Mesoamérica

Resumen para tomadores de decisión

De los cambios globales evaluados en el proyecto la fluctuación de los precios del café en el mercado es lo que más preocupa a los productores actualmente, como se muestra en la figura 1. Es el principal motivo que ha impulsado a que los productores de café realicen una o varias actividades diferentes para lograr la sostenibilidad de su producción.

El clima es el segundo motivo por el cual los productores han tomado distintas acciones. Las duras experiencias de eventos climáticos extremos como el Huracán Mitch en Guatemala y Honduras (1998), la tormenta tropical Stan en Guatemala y México (2005), el Huracán Alma en Costa Rica (2008) y muy recientemente la tormenta Agatha en Honduras y Guatemala (2010) han cambiado la percepción de las personas con relación a la importancia que tienen los cambios en el clima y la variabilidad climática en la producción del café. Aunque a diferencia del tema de precios y plagas es un tema que preocupa pero del que se toman menos acciones, debido a que la magnitud y la ocurrencia de estos cambios se perciben como algo totalmente fuera del alcance y del control del ser humano.

En tercer lugar el tema de plagas y enfermedades ha motivado a tomar algunas acciones para prevenirlas y controlarlas. Sin embargo, es el tema que menos preocupa a los productores de café a pesar de que en algunos sitios de estudio la incidencia y daño ocasionado es considerable. Es probable que la asistencia técnica recibida y el conocimiento local sean factores que creen en el productor una mayor seguridad con relación al manejo de estas presiones.


Figura 1. Cambios globales que más afectan e impulsan a los productores de café a tomar diferentes acciones en cada país.
La variación en el precio del café es lo que más ha impulsado a los productores para generar cambios en sus actividades económicas y en sus prácticas agrícolas, a excepción de Honduras en donde el tema del cambio en el clima es muy importante.

Para enfrentar estos retos los productores de café han desarrollado distintas estrategias en el corto o largo plazo. Sin embargo, algunas han tenido mejores resultados que otras y son a menudo las más recomendadas por los mismos productores para poner en práctica.

  • La diversificación de actividades económicas
  • El cambio en prácticas agrícolas
  • La organización social
  • El manejo de la sombra del cafetal
  • El cambio de variedades de café
  • La reducción de gastos domésticos y más dependencia del trabajo en familia
  • La migración de uno o varios miembros de la familia

 

La migración ha sido una respuesta de adaptación que varios productores de café han tomado y que ha sido efectiva al corto plazo para asegurar la sostenibilidad económica de sus familias. Sin embargo, es una medida de alto riesgo y que a largo plazo tiene repercusiones sociales importantes, como por ejemplo: la desintegración familiar, la pérdida de valores y de identidad cultural.

 

La diversificación económica con actividades complementarias al café ha tenido mucho éxito en varios sitios de la región. Algunos ejemplos interesantes es la promoción del agroturismo, con la implementación del tour de café (Diriá Cofee Tour de Coopepilangosta, Hojancha, Costa Rica. Foto: Rafael Díaz) y la elaboración de artesanías, como por ejemplo la alfarería (Micro Empresa Alfareras Lencas Pala, Lempira, Honduras. Foto: Catherine Tucker).

Tomando en cuenta estos resultados este proyecto propone a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que implementen las siguientes acciones en apoyo al proceso de adaptación que los caficultores han ido desarrollando:

  • Facilitar el acceso a créditos con una tasa de interés accesible para los pequeños caficultores.
  • Desarrollarse un sistema de seguros por pérdidas en la producción.
  • Ampliar los programas de asistencia técnica en temas de manejo de plagas, mercados, conservación y organización social.
  • Fortalecer la capacidad de organización de los productores promoviendo marcos legales que permitan la transparencia y agilidad en los procesos financieros.
  • Promover canales de comercialización más justos y más directos entre el productor y el consumidor final.
  • Apoyo a la producción orgánica para disminuir los costos de insumos de producción y para mejorar el ambiente.
  • Reconocimiento económico de servicios ambientales que provee el cafetal.
  • Mejorar la divulgación y uso de información climática para que el productor de café pueda utilizarla en la planificación de sus actividades.
  • Desarrollo de programas de reforestación a nivel local y municipal, por medio de las organizaciones comunitarias y los gobiernos locales.
  • Invertir, capacitar y apoyar las iniciativas de prevención de desastres más que las respuestas de emergencia, fortaleciendo las acciones que puedan realizarse con relación al ordenamiento territorial, manejo de ecosistemas y sistemas de alerta temprana.

 

Los programas de asistencia técnica existentes han ayudado al caficultor a mejorar sus prácticas agrícolas y a comercializar mejor su producto, pero es necesario que estos programas se amplíen principalmente con los pequeños productores (capacitación en viveros de café por parte de técnicos de ANACAFE, Guatemala. Foto: Anacafé). Es necesaria la creación de mecanismos financieros de ahorro y crédito que ayuden al pequeño caficultor en la implementación de sus proyectos así como apoyar y fortalecer las iniciativas que ya existen en algunas cooperativas (Sistema financiero de la Cooperativa Nuevo Sendero, Guatemala. Foto: Edwin Castellanos).

 

Resultados del análisis de cambio de uso de la tierra con imágenes satelitales