Leer y escribir en los primeros grados, el gran desafío para Centroamérica y El Caribe



La Red para la lectoescritura inicial de Centroamérica y El Caribe – RedLEI – tuvo su lanzamiento oficial a mediados de mayo. La Red tiene como objetivo promover la sistematización, difusión y uso de evidencias de investigación y recursos para aumentar el impacto, la calidad y la sostenibilidad de las políticas y prácticas de lectoescritura en los primeros grados de primaria (Lectoescritura inicial, LEI) en Centroamérica y el Caribe.

La RedLEI, liderada en Guatemala por la Universidad del Valle de Guatemala, unirán, inicialmente, a un grupo de universidades de los países del sistema de integración centroamericana: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y República Dominicana.

Su propósito es articular esfuerzos para desarrollar capacidades para la investigación en lectoescritura inicial, que contribuya a la toma de decisiones en favor de una educación de calidad. En su fase inicial contará con el respaldo de la Agencia de los Estados Unidos de América para el Desarrollo Internacional, USAID, a través del Programa de Capacidades LAC Reads.

La lectura comprensiva y la escritura creativa permiten que la niñez goce de un derecho principal: entrar al mundo del conocimiento universal y la cultura letrada. La RedLEI cree en una niñez que lee para aprender de su historia, su cultura, su realidad y escribe porque piensa, sueña y progresa.

Aprender a leer y escribir bien en los primeros grados es clave, no solo porque permite a los niños y niñas permanecer y aprovechar la escuela, al construir destrezas cognitivas, afectivas y procedimentales para seguir aprendiendo aquello que es fundamental para su vida, sino porque es una herramienta para potenciar sus talentos, y para construir y ejercer ciudadanía. Por estas razones el buen aprendizaje de la lectoescritura es clave en la educación de calidad.

Contar con sistemas educativos de calidad es un desafío para el desarrollo de nuestros países, tal como lo afirma el Foro Mundial de la Educación de Corea y lo refuerza la Estrategia Educativa de USAID, al mencionar que “a menos que logremos progresos significativos en la calidad, el enorme poder de la educación para mejorar la vida de las personas y las sociedades seguirá desperdiciándose” (USAID, 2011:7).