Chaya, Guatemala y la UVG



 

El 13 y 14 de marzo se realizaron varias actividades que buscaban aumentar el consumo de Chaya en el país y socializar la investigación que la Universidad del Valle de Guatemala ha realizado en los últimos años. Se inició con un congreso que reunía a diversas instituciones nacionales e internacionales con incidencia en el tema y se concluyó con una conferencia dirigida a los medios de comunicación. Todos los esfuerzos realizados se hicieron de la mano de Bioversity International por medio del proyecto:“Linking agrobiodiversity value chains, climate adaptation and nutrition: empowering the poor to manage risk”.

En el congreso, que se llevó a cabo en el auditorio de la Universidad, se reunieron investigadores y científicos, entes gubernamentales, nutricionistas, cocineros, agricultores y público en general. Este evento es el primero que se realiza sobre estas hierbas nativas y permitió que muchas personas incidentes compartieran sus descubrimientos y buenas prácticas.

El evento contó con doce conferencistas diferentes y 31 invitados estratégicos, quienes se enfocaron en el potencial nutricional del alimento y su cadena de valor. También, se discutió el rol que podría jugar en la lucha contra la desnutrición si se le abrieran las puertas. Los distintos chefs invitados compartieron su experiencia cocinando con chaya y comercializándola. Se colocaron los ojos en Mérida, México, una ciudad en la cual la “espinaca maya” se consume de forma cotidiana y popular: uno de los objetivos del proyecto es replicar esos resultados.

El día siguiente se realizó una conferencia dirigida a los medios que comunicaba los temas más importantes de la planta y que enfatizó el rol social que cumplen al comunicar el valor de la planta y ayudar a que se reposicione en el imaginario colectivo. Todas las actividades se acompañaron de refacciones o meriendas realizadas con chaya, desde tamalitos hasta cocteles de fruta, lo cual permitió que los participantes comprobaran la versatilidad del alimento.