Los avances en el desarrollo tecnológico hacen que la integración de la tecnología en el proceso educativo sea un proceso ineludible.

Las decisiones que se toman respecto de la integración de tecnología en educación son sobre todo decisiones curriculares.

El currículo funciona como elemento aglutinador que brinda direccionalidad al proceso, respondiendo preguntas como: ¿qué tipo de tecnología se desea integrar?, ¿cómo y cuándo se integrará al proceso educativo?.